MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




viernes, 18 de abril de 2014

APRENDER A AYUDAR



Muchos hemos caído en el error de querer ayudar a otro cuando no podíamos  o debíamos de ningún modo hacerlo  y nos hemos visto envueltos en un lio o en una gran decepción. Y todo ello porque el instinto natural del hombre es el de querer socorrer al otro pensando que podemos aliviarle. Es un acto honroso, un acto de amor.

Sé que cuando una persona quiere ayudar lo hace de todo corazón, pero hay una ayuda destructiva para ambas partes y   a la que tenemos que saber ponerle barreras.

Hay personas que van de buenas samaritanas y con sus actos de “bondad” eximen al otro de sus responsabilidades, ayudan aunque otros no se lo hayan pedido, ayudan porque de ese modo es como si pagasen “por algo” que creen que deben, o ayudan porque así se sienten parte integrada de un núcleo familiar o sociedad, o ayudan porque creen que es su rol, ayudan para aliviar la carga al otro etc…

Satisfacer las necesidades de los demás, de la gente cercana, de nuestros seres queridos, no siempre es positivo, pretender solucionarles los problemas no será lo más apropiado ni para el que ayuda ni para el que tiene que pasar por ello. Hablar en nombre de otra persona nos traerá más de un problema y querer arreglar los sentimientos de los demás nos decepcionará o nos veremos inmersos en problemas que nos robarán vitalidad, energía y lo más seguro, salud. No saldremos beneficiados en absoluto y tendremos que aprender de una lección que quizá se convierta en  amarga.

No pretendas rescatar falsamente a los demás, no  te conviertas en permitidor de… Si ayudas, no esperes nada a cambio porque puede que te decepciones, di “no” a tiempo o puede que en algún momento  te sientas utilizado. Ayuda  cuando lo sientas en el corazón, cuando te lo pidan, ayuda, pero no te involucres porque si no, será imposible prestar esa ayuda desde la ecuanimidad, piensa en el otro, ponte en su piel.

Ayuda sí, pero con conciencia, con respeto, con sabiduría del corazón, ayuda si tu energía está en equilibrio.



©LUHEMA

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...