MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




martes, 9 de febrero de 2016

LA SEMILLA QUE PLANTÉ…


Tal día como hoy  de hace un año, estuve en un bello lugar, en la península de Yucatán. Un enclave muy especial, lleno de sorpresas que salieron a mi encuentro. Pero aunque no os lo creáis las sorpresas no fueron los lugares sagrados que visité, sino lo que asomó con fuerza desde mi interior. Parece que todo el ambiente que respiré, todo lo que sentí,  todo aquello que mis ojos contemplaron fue el detonante que abrió la ventana de mi alma de par en par, una ventana ancestral, muy recóndita que tenía lecciones muy importantes que mostrarme.
Hoy entendí que quizá un día allí, justo allí, planté unas semillas  con el firme propósito de recoger sus frutos, semillas que germinaron con el paso de los días, con el transcurrir de los años y de los siglos, y  fue cuando esas semillas estuvieron listas que lanzaron el mensaje al viento y, guiada por una fuerte atracción hacia  aquellas sagradas tierras lejanas  me presenté sin saber por qué, ni para qué, pero  sí muy emocionada  y  agradecida a la vida y al universo por estar viviendo  aquellos momentos únicos .
Alcé mis brazos, abrí mi pecho, respiré profundo y dejé que el Sol me bañara por completo, temple mi corazón y este se abrió desde la expresión más profunda, desde el reconocimiento de lo eterno. Y fui consciente en ese justo momento, plenamente consciente de la alquimia que se produjo en mi ser, de la esencia de la unicidad, y todo cobró sentido, me uní a la vida, a la tierra, a la selva, a las piedras, a los animales, a las gentes, a lo próximo,  a lo lejano, a la noche y al día, a lo eterno, a lo infinito, al tiempo y al no tiempo, y el sol que apareció en mi corazón en ese microsegundo  se hizo “uno con el Sol y con la vida, y yo con él” iradiando amor.
Por suerte he podido experimentar  muchas vivencias místicas, iniciáticas, chamánicas, pero ésta, y la que me llevó a un trance total con los derviches, son  inolvidables, ya que forman parte de mí a nivel celular. Y ahora que lo pienso, el Sol ha tenido mucho que ver.
Lo resumo muy brevemente, una apertura del corazón sin precedentes, preciosa, de limpieza, de alegría, de plenitud y de humildad, de conocimiento de lo esencial, de visión ampliada de la vida. (Tengo que decir, y esto daría para una conferencia, que he tenido aperturas del corazón muy fuertes en el sentido de ser desgarradoras  y dolorosas, necesarias diría yo para sanar) Hoy, un año después, sé lo que ocurrió.  Un viaje hacia  un recuerdo necesario para comprender, fueron todos los días, días de conexión  y consciencia plena, arraigo a la Tierra  y apertura del corazón como jamás experimenté.  
Fue sanador, urgente para crecer. Y esta experiencia no tuvo lugar en la ciudad de Teotihucán, ni en el templo de Quetzalcoalt , ni en la pirámide del Sol o de la Luna, ni en Chichén Itzá, ni en el recinto de la monjas, ni en Tulum, ni en los cenotes.  No, aunque en todos esos lugares pude experimentar otras cosas que un día contaré. La experiencia que más me marcó fue en Ek-Balam, un lugar poco frecuentado por los turistas, aunque ahora está más en auge, y en un momento de soledad en lo alto de la acrópolis de Ek- Balam sentí la ausencia y la presencia, el roce y la brisa cálida.
Solo el Sol, la selva y mi corazón latiendo con vigor pero con el ritmo armónico justo.  Allí me sentí más acompañada que nunca, aparecieron un sinfín de destellantes luces plateadas, azules, violetas que me envolvieron, que se adentraron en mí y me elevaron hasta el horizonte, allí recogí la información que ahora estoy leyendo y descodificando. 
Solo puedo decir que vuelvo allí cada vez que necesito unirme a la vida con plena consciencia y apertura de mi ser. 
Puede que muchos piensen, esta tía está loca, y puede que así sea, pero esa locura- cura el alma y me trae de vuelta para comprender más al ser humano con sus defectos y con sus virtudes y me hacer ver desde un punto de vista distinto, desde otra perspectiva que diría yo, está más próxima al ser divino que somos.

©Luhema

1 comentario :

  1. gracias como siempre por compartir, y si esta tía está loca me uno a la maravillosa locura del SER, mil gracias amor, por estar siempre ahí
    besos gigantes
    andrea

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...