MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




miércoles, 17 de agosto de 2016

EL QUE ACOMPAÑA, EL QUE ENTREGA…


HAY UN DICHO QUE DICE QUÉ 
“EL QUE DA LO QUE TIENE NO ESTÁ OBLIGADO A DAR MÁS”.
Y no se trata de dar lo que sobra, sino de entregar, de amar. Y esto va desde una simple y sanadora sonrisa que le regalamos a una persona desconocida, hasta cuando  ayudas a alguien, por ejemplo a personas mayores que no pueden valerse por sí mismas.  
El acto de entrega no considero que deba ser por compasión o por obligación, y tampoco soy de la opinión de que hay que echar  una mano por el qué dirán, para mí el acto de servicio al otro es la forma  de poner en valor el don más preciado que tiene el hombre que es, la humanidad.

No sabes lo afortunado que eres cuando ayudas, porque la vida te ha puesto de ese lado en lugar del que necesita ayuda. Así que agradece y ábrete a sentir, porque seguro que lo que vas a recibir es mucho más grande y precioso que  el mismo acto de entrega generosa  y desinteresada… Esto es una premisa de la ley universal del amor,  la "ley de la compensación"  que está siempre obrando y equilibrando.
Pero hay un axioma que salvar, sobre todo hablo de personas que al descubrir el mundo espiritual se vuelcan de forma descontrolada y tienen necesidad imperiosa   con esto de querer ayudar a todos, de querer  evitar el sufrimiento . Y es que hay que comprender y saber cómo funcionan las leyes metafísicas. 
Cada persona viene con un plan de vida, y pasa por distintos planos de aprendizaje y, por consecuencia, por distintos planos de evolución. Nosotros  por mucho que deseemos aliviar el dolor o el sufrimiento, no podemos alterar el libre albedrío, nosotros sí podemos acompañar, podemos crecer espiritualmente comprendiendo situaciones, podemos ayudar de forma que los tránsitos sean más llevaderos, pero no podemos involucrarnos emocionalmente con el problema de los demás porque eso no les ayudará y tampoco nos hará ningún bien.  Bueno, de esto podríamos hacer una tesis, pero he querido dejar claro que si en estos momentos estás acompañando a alguien en su dolor, en su sufrimiento. Si estás ayudando y dando lo mejor de ti, estás atravesando por un gran aprendizaje  y debes sentirte afortunado, aplacar tu ego, apartar tus quejas porque aunque no lo sepas es un momento especial  en tu vida que marcará tu devenir.
Ya te digo que la ayuda desinteresada es cuando sabes que no recibirás nada a cambio, aun así  nada que se queda por compensar y siempre , siempre, habrá un  tesoro oculto entre esas vivencias para que tú lo descubras, y que seguro te colmará del néctar de la vida  nutriéndote con más amor.

©Luhema

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...