MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




martes, 18 de octubre de 2016

UNA ENCRUCIJADA ANTE MÍ.

Los cruces de caminos nos obligan a tomar decisiones. Qué hacer, qué no hacer, qué será lo correcto, y fíjate si son importantes, que ahí residen todas las dimensiones de lo posible. 

Los pensamientos van en una dirección, en la opuesta corren las emociones; los sentimientos y los afectos se encuentran perdidos y las sensaciones ni tan siquiera aparecen. Yo creo que si pudiéramos ver en imágenes nuestro devenir en cada uno de esos cruces, advertiríamos que en todos hay alegrías y penas, esfuerzos y recompensas, salud y enfermedad, vida y muerte, suerte y probabilidad… Sólo con nuestra actitud consciente podremos elegir cuál de ellos tomar. Pero de eso se trata, de tomar decisiones, de encarar nuestras expectativas hacia un destino muchas veces incierto, desconocido para nosotros y que alentamos con nuestras esperanzas y emociones para que sea positivo y que nos conduzca hacia nuestras expectativas. 

Buscar consejo muchas veces resulta todavía más confuso, porque nadie y digo “nadie” sabe lo que puede salir a tu encuentro en medio del camino correcto o del camino tortuoso y la pregunta sigue siendo ¿Cuál es el camino correcto para mí o no?

– No te angusties, elige desde el corazón y desde tu propia convicción el camino a tomar. En realidad el destino lo forjamos día a día, paso a paso, y visto desde la perspectiva espiritual todo está perfectamente orquestado para que tú evoluciones espiritualmente. Puedes equivocarte o no, pero si te mueves por tu propia decisión evitarás el tener que buscar culpables o recriminarte por ello. Tuya es la responsabilidad, asúmelo.

Nadie y digo “nadie” sabe lo que puede 
salir a tu encuentro en medio
 del camino correcto o del camino tortuoso 

Aun así lo curioso es, que elijas el camino que elijas habrá un aprendizaje esperándote que convergerá en el devenir de tu destino y además si lo transitas conscientemente aportará más luz a tu luz. Esto significa que habrás transitado el camino de tu vida incorporando la inteligencia de corazón que te libera, y ésta, es la que te hace comprender más allá de la identificación, más allá del ego. 

Ahora cuando se presente una encrucijada en tu vida, ya sabes que todas las dimensiones posibles salen a tu encuentro. Tú elijes, tú juegas, vívelo todo, porque según decía Jung “ la vida no vivida es una enfermedad de la que se puede morir”.

©Luhema

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...