ENTRADA DESTACADA

PIEDRA DE ODÍN. O PIEDRA DE BRUJA.

Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos.



Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos. 


En verdad yo tenía conocimiento de esta frase que nos fue recordada por Jacobo, el guía que estuvo con nosotros en nuestro último viaje a Egipto estas navidades. Y la verdad sea dicha, cuánta sabiduría nos aportó citando frases como esta. Mil gracias por todo Jacobo. (Nuestro Guía Copto)
Y bueno, seguro que si conoces algo del evangelio también la habrás escuchado. Está concretamente en Corintios 1,27. Una frase que puede crear controversia, « Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos ». 

Una frase que hace bajar los humos a los soberbios, a los que se creen que están preparados porque quizá han tenido la suerte de tener las condiciones óptimas para estudiar, para enfocarse, y estar seguros de sus posibilidades. Una frase para aquellos que siempre pretenden estar por encima del otro por su estatus, por su condición social. 

Hoy en día nos dicen; prepárate para tener éxito, para conseguir un buen trabajo, pero la preparación no siempre aporta los conocimientos suficientes para ser una persona con unos cimientos y un cuerpo emocional estable, de hecho cada vez más se necesita de asesores como los "coach" parara crecer desde la adversidad y sortear aquello con lo que no has podido enfrentarte, porque se excluye de esa «preparación» irracional a la que no has accedido. 

Ahora atiéndeme bien, voy a utilizar la palabra Dios, pero podría utilizar cualquier otra, Universo, conciencia, etc… Dios NO nos pregunta ¿Eres Capaz, estás suficientemente preparado? Sino, más bien ¿estás dispuesto? 

Nunca se está lo suficientemente preparado… Yo por ejemplo, cuando recibí la propuesta para dirigir el programa de radio «El Mundo de las Trece Lunas» me hice esta misma pregunta; ¿estoy suficientemente preparada? Y mi respuesta fue que no, no lo estaba, pero sí estaba dispuesta a aprender, a equivocarme, a ilusionarme y a tirar para adelante como se suele decir. No lo pensé demasiado, más bien lo sentí. Y así fue como lo hice, me sentía dispuesta. Y la vida, las oportunidades, el destino, la fe, la confianza en ti mismo y también los fracasos te van preparando, y eso es para mí a lo que se refiere esta frase; « Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos », y lo hace mediante las cosas que nos pasan en la vida, por ejemplo; cuando afrontamos los problemas, la enfermedad, los nuevos proyectos, los retos, cuando verdaderamente es nuestro corazón el que nos guía hacia nuestro destino sin preguntarnos o sin cuestionarnos si podremos, cuando vencemos los miedos . Ahí es cuando Dios nos elige, nos elige para que aprendamos con la fe puesta en nosotros mismos. 

©Luhema

Comentarios