MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




martes, 10 de octubre de 2017

UNA PARTICULAR VISIÓN SOBRE LAS TERAPIAS DE GRUPO.



UNA PARTICULAR VISIÓN SOBRE LAS TERAPIAS DE GRUPO.

¿Sirve de algo encontrarse con personas que tienen el mismo patrón de sufrimiento?

Iniciemos un diálogo con nuestros sentimientos y nuestros pensamientos, esos que muchas veces retumban en nuestra mente queriendo llamarnos la atención. ¿Sirve de algo encontrarse con personas que tienen el mismo patrón de sufrimiento?

Son muchas las personas que en vez de entablar ese diálogo o escuchar lo que interiormente siente, buscan a grupos, amigos, amigas que compartan los mismos problemas o tengan o hayan sufrido los mismos o parecidos traumas emocionales. Esta clase de relaciones, suelen hacer que uno se sienta mejor por el simple hecho de saber que no eres tú solo el que está pasando por esa situación dolorosa, y sirve de alivio para la mente y para el espíritu, cómo no. Pero como siempre, hay un “pero” añadido en este tipo de relaciones fundamentadas en la afinidad del dolor.

Esta clase de amigas o amigos suele casi siempre utilizar su estado de víctima para reconfortar a la otra persona, de manera que se entra en un juego laberíntico, en un estado de trampa para la mente, un narcótico que produce aletargamiento en el mejor de los casos, consiguiendo con ello que se pierda el instinto de conexión con las necesidades de nuestra alma y, tarde o temprano esa herida vuelve a sangrar.

Sé que hay muchísimas personas que acuden a terapias en las que se trata el duelo, el dolor, las adicciones y, sirven de mucho, tanto si las lesiones fueron por llevar un estilo de vida disipado, si fueron por ideas o, fuere por lo que fuere que se perdió el contacto con uno mismo.

Bajo mi punto de vista, conviene abrirse paso desde ese instinto de supervivencia y recuperarlo, el hecho de contar como te sientes te desahogará, aunque no te dará el impulso para ir al encuentro de tu vida esencial. Puede ser una buena iniciativa pero llena de peligros y trampas dentro de una cultura analítica que poco tiene que ver con la sincera y verdadera ayuda. Muchas veces lo colectivo ejerce una presión que desencadena en más dolor. Es la sombra de la sombra, es como refugiarse tras la propia sombra.

Puede que esto que acabo de decir a muchas personas no les guste, pero preferiría antes de recelar que lo meditarais.

Los grupos de autoayuda con personas que sufren de los mismos males es positiva en una primera fase, pero una persona que está angustiada está sumida en su propia cautividad y para ayudarla hay que saber lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer y eso es muy complicado si no se tiene una integridad y unos sanos límites.

Voy a atreverme señalando una de las posibles salidas, claro está, no digo que sea la solución, si la tuviera desde luego sería el no-va-más, pero dejo aquí y desde mi sentir lo que he podido observar al escuchar a personas y vivenciar casos reales de patrones de sufrimiento, y uno de los remedios es el de la importancia de la observación , la escucha, la percepción de lo que le rodea a uno, la sutileza de los detalles, la apreciación de los ciclos vitales de la naturaleza, comprender desde los adentros que la condición del ser humano es estar continuamente cambiando, nunca permanece inmóvil , el cuerpo inhala y exhala, nace y muere cada día, que los motivos de preocupación obsesiva llevan al desequilibrio y éste empequeñece a la persona hasta tal punto que lo limita dentro de un entorno en el que apenas puede encontrarse. Y sobre todo es importante salir del patrón del sufrimiento de la mano de personas que no se apoyen en su dolor como ejemplo, sino en el coraje justo para volver a nutrirse desde la integridad del ser.

Uno de mis recuerdos ancestrales y que quiero contaros es la forma en la que se asistía a una persona que se perdía dentro de su propia vida por ejemplo, cuando mostraba poco interés por las cosas del mundo, cuando descuidaba su templo sagrado, su cuerpo, cuando no había una armonía entre el cuerpo la mente y el espíritu o cuando no asimilaba lo que estaba pasando y eso degeneraba en cualquier adhesión, fuera adicción física, como psíquica. Entonces se le invitaba a la sala de muerte/renacimiento, en la que se reunía con personas de ambos sexos para que el equilibrio de las polaridades trabajara por igual, personas sanas, íntegras y conscientes de todas las edades. En esa sala desde las parejas de bebés, el niño y niña, los adolescentes, los adultos y los ancianos hombre y mujer, junto con otras entidades de luz hacían un trabajo específico de re-estructuración de la esencia de la persona que había perdido su poder, de manera que recobraba su recuerdo y su ser completo restablecía el sentido de su existencia.

Así que te invito a que recuperes tu fuerza, que te agarres fuerte a la vida, persiste en volverte a encontrar, no importa el tiempo que tardes, importa que no desistas y que sigas con tesón, te espera una recompensa cuando llegues a esa meta y entonces comprenderás, comprenderás el porqué y el para qué, y será en ese momento cuando sonreirás a la vida desde lo más profundo de tu corazón.

Quizá algún día se vuelvan a llevar a cabo este tipo de sanaciones integrales, todo depende del nivel de conciencia que alcancemos

 LUHEMA

viernes, 6 de octubre de 2017

¡PERO QUÉ ESTÁ OCURRIENDO!




No me extraña nada de lo que estamos viviendo, ya lo decían los Mayas, “El final del tiempo” ( que no el fin del mundo, esto está más que claro), y en cierta medida hace ya “un tiempo” que así lo siento, y no hace mucha falta que lo diga yo, lo podemos ver todos.

No quiero dar una visión catastrofista o negativa, pero sí que estoy haciendo una reflexión de todo aquello que observo y que en cierta medida está afectando a las personas, a sus emociones, a la convivencia, en realidad a la vida misma. 

Primero, nada de lo ocurre en este mundo es casual, y esto debiéramos todos tenerlo muy clarito y, como bien dice el señor Salvador Freixedo “Quienes manejan los hilos saben dónde hay que tensar la cuerda para crear disensión” ejemplo;- la corrupción política, la especulación, la crispación ciudadana, el terrorismo, la violencia de género, la aporofobia, el des-control educacional, la crisis económica, el cambio climático, y suma y sigue…, no pinta muy bien ¿verdad? A lo que como respuesta; “acción – reacción”, nuestro planeta responde.

Huracanes y Tsunamis, igual a ciclones emocionales. 

Terremotos, igual a inestabilidad y desajustes, crispación y ruptura. 

Erupciones volcánicas igual a ira contenida, fuego interno en ebullición.

¿Es un golpe a la humanidad, o es que el exterior, es reflejo del interior? Pensemos en esto, porque hay un estado colectivo de consciencia de toda la humanidad, y la Tierra, nuestro planeta, no es indiferente, porque supongo que ya sabes que la Tierra tiene consciencia. 

Es más que lógico que todos sintamos tensión acumulada por la cantidad de injusticias y cerrazón que estamos soportando, y eso degenera en cansancio y agresividad, y en personas hastiadas de la vida, aburridas o muy enojadas, o personas que se dejan llevar por la vida sin más o rogando que nada de eso perturbe sus anodinas, hipotecadas o desgastadas vidas. Hay personas que se niegan a sentir porque hay tanto dolor en el ambiente, están tan cansadas de la violencia que no toleran tanta toxicidad medio ambiental y psicoemocional cayendo en verdaderos estados de tristeza cerrando su corazón. Pero hay verdaderos guerreros que intentan con su actitud cambiar aquello que no les gusta en sus vidas porque no podemos perder de vista que lo que crees, creas.

En este artículo simplemente quiero poner en primer plano, ciertos comportamientos, los más próximos, los más cercanos, con los que nos podemos topar cualquiera de nosotros y que se rigen por actitudes negativas que pasan desapercibidas pero que se han apoderado de la humanidad y que son profundamente egoístas e insolidarias, pero no para ti que las sufres, sino también para el que las acomete. Y lo hago precisamente para que seamos conscientes que esto baja la vibración, que esto merma tu energía, que esto perturba la paz interior y ahoga la felicidad.

*El ejemplo de: APÁRTATE TÚ!... ¿No os ha pasado, ir por la calle y, como si imantaras a todas las personas? Debes ir esquivándolos para que otros no te embistan y ellos, sin hacer el mínimo esfuerzo de apartar el brazo o el bolso para que no te den. ¡Qué va,… apártate tú!

*Siguiente ejemplo: MI COMODIDAD; Cada vez  más, dejo el coche aparcado y cojo el autobús, y bueno aquí comienza la historia. Cuando hay asientos encarados, las personas y más aún la gente adolescente, pone sus pies en el asiento de enfrente como si fuera un reposapiés ,( y que conste que no tengo nada contra los adolescentes , los hay maravillosos),y se ensimisman en el i-phone, tanto que aunque haya gente que necesitaría sentarse, no renuncian a su comodidad, y además sin pensar que ensucian el asiento y después otras personas pueden mancharse. Les da igual, no empatizan, y no les digas nada porque parece ser que tú te metes donde no te llaman o eres un intolerante. ¡Lo que hay que ver! 

* AHÍ DEJO EL PASTEL. Y si hablamos de mascotas o perritos, siguen habiendo inconscientes que continúan sin recoger los excrementos y se hacen los locos cuando les llamas la atención.

*MIRA POR DÓNDE VAS ...Un día iba conduciendo y cruzó tan pancha una mujer que andaba con la mirada fija en su teléfono y, ni corta ni perezosa, se paró en medio de la calzada, pensaría que estaba en la acera, no sé. Toqué el claxon para avisarla, y se puso hecha una fiera conmigo… 

*NI CUENTA QUE ME DOY . O los que se plantan delante de las escaleras mecánicas o en puertas de entrada de un centro comercial mientras intentas buscar un espacio para poder pasar, y amablemente les dices ¿por favor se pueden hacer a un lado? Algunas veces solo se queda con unas miraditas y se apartan, claro está, has molestado su interesantísima conversación. Otras se sienten ofendidos y hasta te dicen que tienes mala leche… Y podría dar más ejemplos…

En fin, signos de decadencia de una sociedad ensimismada en sus nubes mentales que prefiere verse su propio ombligo, y que siempre quiere llevar la razón. 

Estos son pequeñísimos ejemplos de la vida cotidiana, que seguro has vivenciado tú también, que incluso no les has dado importancia pero que son el reflejo de cómo está la sociedad, de cómo se siente de irritada, de infeliz y, me duele. 

Sé consciente y “No le hagas a nadie aquello que no te gustaría que te hiciesen a ti”. 

Por mi parte seguiré siendo tolerante, amable diciendo las cosas, apartándome para no recibir encontronazos, y meditando y elevando mi vibración porque sé que eso cambia mucho la vida y el entorno. En la medida que seamos conscientes de nuestros ciclos emocionales subsanaremos en parte este “caos”. Nuestras acciones interactúan con el ambiente ya sea para bien o para mal y estos generan respuestas que acaban afectándonos a todos.

Pero como siempre y es ley universal, debe haber un equilibrio, comienzan a verse signos de personas que actúan con consciencia y que son ángeles humanos aportando felicidad a los que les rodean… (Igual que he puesto estos ejemplos un tanto intolerantes, en otro artículo escribiré sobre las personas sencillas que me he ido encontrando por el camino y que son ejemplo de vida)

© Luhema



miércoles, 27 de septiembre de 2017

FRAGILIDAD

Solo tú sabes lo frágil y lo fuerte que eres, solo tú sabes lo mucho que has sufrido pero también lo valiente que has sido al resurgir como ave fénix de tus propias cenizas.

Luhema.

Sí, eres fuerte, lo eres aunque hayas perdido de vista; temporalmente, esta naturaleza que hay en ti. 

Venir a este mundo ya es sinónimo de fortaleza. Nadie que no tenga esta actitud puede estar aquí, en este fascinante planeta; plataforma de aprendizajes, así que grábate este concepto a fuego en tu mente y en tu corazón porque la vida está llena de historias conmovedoras y de contratiempos que pueden hacer que uno se sienta frágil, desamparado, sin fuerzas. Pero de hecho todas las circunstancias que nos hacen daño, que nos perjudican, crean un mundo al instante que pone en jaque nuestra autoconfianza, y por ende nuestra vulnerabilidad e indefensión. 

Una enfermedad, una ruptura, una despedida, una injusticia, un dolor del alma hace que te sientas frágil. Y en esos períodos de la vida sientes cada contratiempo como si no pudieras resistirlo más, eres en esos instantes como porcelana delicada. Y sí, puede que en momentos puntuales seas frágil, no pasa nada por reconocerlo. Ser vulnerable no significa ser débil. Sólo una persona madura, firme y con fortaleza puede permitirse aceptar y mostrar su vulnerabilidad. Pero voy a recordarte algo, ¿te suena esto? “Nuestra vida son la obra de nuestros pensamientos”. Cuando te sientas frágil hazte consciente de esta frase: “se vive como se piensa”, por lo tanto piensa que la fragilidad es pasajera, que tú eres fuerte, que puedes superar la adversidad, que hay personas que te quieren, que te apoyan, pero ante todo tú debes hacerte cargo con inteligencia y no dar rienda suelta a los pensamientos negativos.

La verdadera fuerza no proviene de la fragilidad, sino de una mezcla de aceptación, perdón, gratitud, templanza y paz interior. 

· Si te sientes frágil, reconócelo.

· Si te sientes frágil acepta ser consolado.

· Si te sientes frágil sonríete a ti mismo y quiérete más que nunca. Cuida tu cuerpo porque es la morada donde vives.

· Si te sientes frágil háblate con dulzura, con palabras de aliento, constructivas, positivas.

· Potencia los nobles sentimientos.

· Sé muy paciente y respeta ese tiempo de fragilidad pero con la certeza que saldrás de él, porque la fragilidad no es más que un estado de la mente que se hace real tras un fuerte impacto emocional. Recuerda que tu espíritu es fuerte y se eleva por encima de cualquier dificultad.

· Disfruta cada día de lo más sencillo; del amanecer, del atardecer, del olor de un café; y esto no es un tópico, es sanador cuando de verdad te haces consciente de que los pequeños detalles de la vida son los que aportan felicidad, independientemente de lo que suceda.

· Sentir la dicha, por minúscula que sea ya es una actitud de fortalecimiento del alma ante la fragilidad. 

· Yo, cuando me he sentido frágil, escribía “posits” por toda la casa que decían; Yo soy luz, eres amor, eres fuerte. Voy a recuperarme. 

· En definitiva, la fragilidad se cura con AMOR, mucho AMOR.

©LUHEMA



jueves, 7 de septiembre de 2017

ABANDONA EL HÁBITO DE LA QUEJA



Hoy voy a hablaros de la queja, sí, porque yo soy la primera que he tenido esta fea costumbre, y digo bien; fea costumbre. Muchas veces nos quejamos y lo hacemos inconscientemente porque se ha vuelto un hábito que no nos conduce a ningún lado, bueno sí, a tener más quejas.

En nuestros días cuesta mucho expresarse sin verbalizar una queja, nos quejamos por todo, nos cuesta formular y más  aún, verbalizar frases constructivas y además; ¿cómo no quejarse ante todo lo que nos rodea, políticos, violencia, maltrato, injusticias, terrorismo?...Es la tendencia normalizada dentro de un mundo un tanto caótico. 

La queja es la reacción a algo que no te gusta, pero la queja por sí misma no modifica tu vida, al contrario, atraes más quejas y a personas que también se quejan, y con todo es coctel se va retroalimentando la hostilidad, y de lo que se trata es de salir de esa situación porque la queja consume mucha energía, resta creatividad, ideas nuevas y soluciones.

Pero ahora me voy al ámbito más personal. Quizá pienses que lo tuyo no son quejas, pero te pongo un ejemplo, verás como sí lo haces, como sí te quejas; ¡Qué asco de día, puf es lunes! ¡Vaya mierda, está lloviendo! ¡Siempre me llama para molestarme! ¡No me encuentro bien! ¡Esta tía es imbécil! ¡Estoy cansada de escucharle! ¡Siempre se sale con la suya! ¡No me gusta esperar! ¡Todo me sale mal! ¡Tengo una mala racha! ¡El vecino pone la música muy alta, me molesta! Te quejas, ves como sí. Ahora escúchate, párate cada vez que seas consciente de ello y observa tu queja; la raíz de esta, y siente si de verdad puedes hacer algo para salir de ella, porque en realidad sé que no te gusta el ánimo que te deja cuando te pronuncias así. 

Quieres ser feliz pero te quejas por todo.

Quéjate menos y actúa más.

Cambia las cosas que no te gusten y sal de la queja porque ésta no te hace ningún bien.



Sustituye la queja por un “necesito” y aprende a pedirte a ti, o pedir, y expresar cómo te sientes. Pon de tu parte para solucionar eso.

Hay un proverbio chino que a mí me funcionó para salir de la queja y es este; ¡Atiende!

Si tu problema tiene solución, para que te quejas.

Si tu problema no tiene solución, para que te quejas.

Para mí, significa, que si tiene solución, te ocupes en ponerle solución en vez de quejarte. No en pre-ocuparte. En ocuparte.

Lo único que vamos a conseguir cuando criticamos, cuando juzgamos, cuando hablamos con hostilidad es emitir un campo energético almamente negativo incluso para nosotros, para nuestra salud emocional, física y mental. Recuerdo que atraemos aquello en lo que nos enfocamos. En cambio si hablamos con gratitud, si somos capaces de extraer de cada cosa lo bueno que hay en ellas conectaremos con campos de alta energía y esto hará que cambie la situación a tu alrededor y por supuesto en ti, te aportará paz interior y por consiguiente armonía.

Si abres el corazón, siempre tendrás cosas que agradecer. Y cuando uno agradece, no solo se siente mejor, sino que vive una vida más feliz.



©Luhema

lunes, 4 de septiembre de 2017

CREER.



Esta palabra, creer, significa considerar una cosa como verdadera o segura, o pensar que existe sin tener pruebas de su certeza.

Pero mi pregunta va más allá de eso.¿Crees en ti?... ¿Crees que tú puedes? ¿Crees que eres capaz de ser tú mismo?


DA EL PRIMER PASO; CREE EN TI 
Y SE ABRIRAN TODAS LAS PUERTAS 
Y TODAS LAS POSIBILIDADES.
 Luhema 

Comparte esta "Gota de Luz" con aquellas personas a las que tú creas que puede ayudarle.

domingo, 20 de agosto de 2017

EL VIAJE

El camino iniciático no es otro más que el emprender 
un viaje hacia el interior de nuestra conciencia.
©Luhema


No es un lugar determinado, ni un ritual aprendido, ni nada que esté adornado de mil y una parafernalias, sino un momento puntual en el que uno se da cuenta de la necesidad de su alma y, entonces actúa y comienza ese viaje. Un viaje delicado a la par que valiente, un viaje con detenimiento, con altos y bajos, con caídas y con esfuerzos, un viaje que te pone a prueba constantemente. 

El camino iniciático es responsabilidad a medida que se va conociendo el desarrollo espiritual. Es el estudio detenido día a día al igual que un naturista estudia una flor para conocerla y averiguar todo sobre ella y también sobre su entorno, así es el camino iniciático, un examen en el que tú tienes que ir conociéndote, conociendo tus debilidades, la causa de tu desazón, tus deseos y tu voluntad, tus inquietudes, la causa y el efecto que produce tu forma de ser en ti y en tu entorno. Todo ese estudio perseverante te pulirá, te hará ser cada día más consciente y te curarás a ti mismo.

Sé que habrá discordia entre tus pensamientos y tus sentimientos, sé que se pondrá a prueba tu paciencia, sé que te sentirás extraño, solo, e incomprendido, sé que tendrás momentos de irritación porque los demás no responden a lo que tú esperas, pero debes pensar que todo eso fue puesto ahí justamente, en tu camino, para tu evolución y no te servirá aislarte, tendrás que lidiarlo con la comprensión, con el perdón y con el amor. 

Un camino iniciático no es para presumir de haber estado en tal lugar, o haber tenido experiencias de índole chamánico, ni para sacar beneficio o para pensar en palpar el éxito, ser los más admirados, conocidos y demás juegos del ego. El camino iniciático no es otro más que el emprender un viaje hacia el interior de nuestra conciencia. Y cuando eso se dé, te habrás encontrado en el camino y eso significa mucho, porque es conocer los por qué y  los para qué. 
©Luhema

miércoles, 9 de agosto de 2017

SEGURO QUE MI SUERTE CAMBIA

Seguro que mi suerte cambia.


“Seguro que mi suerte cambia”, esto suele decir la persona pesimista o la que cree que nunca le pueden ir bien las cosas.

Estar viviendo una racha de felicidad o de que las cosas marchen “viento en popa” siempre genera en algunas personas con falta de autoestima la posibilidad de que en un momento determinado las cosas cambien radicalmente, por lo tanto se activa esa voz interior en la que se escucha que bien; “no se merece lo que se tiene”. O invade la desconfianza, “veremos cuanto dura esta racha” o el recelo; después de una felicidad viene una infelicidad. Frases todas ellas montadas en arquetipos de miedo, inseguridad, falta de amor y confianza en la vida.

Cuando nuestra alta-estima está tocada por la inseguridad y el miedo ocurre esto, nos asombramos de estar viviendo algo bueno y generamos en nuestra mente que no es lo normal, y que es seguro que la suerte cambia en un momento u otro.

Lo que se necesita en estos casos es coraje, sí, coraje de tolerar el momento de felicidad sin sabotearnos a nosotros mismos, y que la felicidad no debe desaparecer.

Sí pueden cambiar los condicionantes de la vida ya que ésta siempre está en continuo movimiento, pero la felicidad nada tiene que ver con las buenas o malas rachas.Pero esto es otro tema…

Vivir momentos agradables no significa que también que se tengan que vivir con la misma intensidad momentos desagradables. Todo el grado de intensidad siempre es generado por la mente, y para cambiar este ritmo es necesario enfrentarse con esas voces destructivas y emplearlas como un dialogo interno y, desafiarlas poniéndolas en duda…, veréis como cambia la perspectiva de la realidad que se está viviendo y se acrecienta la autoestima.

Sé generoso contigo mismo y vive plenamente los momentos de felicidad sin pensar en nada más.
©LUHEMA

NACER CON UN PROPÓSITO



En la tradición del pueblo Dagara, cuando una mujer está embarazada se celebra un rito llamado “ritual de escucha”.En este ritual, los más ancianos preguntan al niño; ¿quién eres?, ¿por qué vienes a este mundo?, ¿qué podemos hacer para facilitar tu viaje?…

El niño habla a través de su madre contestando ; vengo a hacer esto o aquello. Y basándose en esa información los ancianos preparan su llegada con un espacio adecuado para cuando llegue el nuevo ser.

Después del nacimiento, los ancianos rodean al niño de cosas que le ayuden a recordar y a cumplir el propósito que ha expresado .

Cuando llega a la adolescencia y pasa por la iniciación, tiene que retroceder en el tiempo para recordar lo que él dijo.
Este texto, es un extracto del libro 
ENSEÑANZAS AFRICANAS SOBRE EL AMOR Y LA AMISTAD.
de Sobonfu Somé.

martes, 8 de agosto de 2017

NUESTRA SALUD FÍSICA DEPENDE EN GRAN PARTE DE NUESTRA SALUD EMOCIONAL



Debido a la inteligencia del corazón, 
el hombre puede encaminarse hacia la liberación.

Capítulo XIV del libro 
Esoterismo y Simbolismo. La inteligencia del corazón de, Schwaller de Lubicz.
----------------------------------------------------------------------
Hoy la física cuántica está dando explicación a todo aquello que la metafísica postulaba desde hace mucho tiempo, y me alegro, porque de esta forma las personas que necesitan de evidencias para creer, pueden tener un pilar racional en el que apoyarse y darse cuenta que "cuerpo, mente y espíritu" van de la mano en esta existencia y en este paso por la Tierra como seres humanos. Y, ¿por qué digo esto?- Porque nuestra salud física depende de nuestra salud emocional.

Nuestros cambios en el estado mental como digo, afectan a estado físico y para mejorarla el mejor procesador electromagnético que tenemos es el corazón. Porque no sé si sabías que el corazón tiene un campo magnético 5.000 mil veces más potente y poderoso que el cerebro, y un campo eléctrico 100 veces más poderoso que el cerebro. 

Nuestra salud depende en gran medida de la carga electromagnética de nuestras células, de nuestro ADN, y esta matriz se puede agitar debido a emociones negativas, que por cierto, un estudio ha certificado que en el ser humano puede existir la friolera cantidad de 250 tipos distintos de emociones negativas. Para que la célula experimente un cambio profundo solo necesita cambiar el nivel de energía dentro de ella, fijaos qué sencillo, pero a la vez qué complicado porque aquí lidiamos con el desafío de desprendernos de todo el impacto y carga de estrés, ansiedad, miedos, conflictos etc…, Y si la percepción de las cosas, la interacción del entorno, la cultura, la nutrición, el estilo de vida o creencia cambia, los genes cambian, de eso trata la epigenética.

La energía que reside en un átomo es magnética y eléctrica, así que reitero que el mejor procesador electromagnético que tenemos no es la mente, es el corazón, es el único que puede hacernos que cambiemos de vibración , y si tú comienzas a generar emociones positivas , si eres capaz de ser sincero con lo que sientes, y fíjate bien en el significado de esto que te acabo de decir, si generas intenciones y emociones de plena coherencia en ti, y cuando digo coherencia quiero decir lo que sientes, lo que piensas, lo que expresas, lo que sostienes, lo que digieres, éstas serán capaces de cambiarte a nivel celular. Piénsalo.

Mi reflexión es, que si ahora dispones de vacaciones, o de un tiempo libre para recapacitar, si de verdad ves que este ritmo de vida tan competitivo te está pasando factura, haz los cambios desde tu corazón, date el permiso para disfrutar de las pequeñas cosas, respírate a ti mismo, llénate de amor y genera buenos pensamientos, tu salud lo notará. 

©Luhema

Resultado de imagen de LA CIENCIA DE LAS EMOCIONES ODEON

Una muy pequeña reflexión y mi punto de vista tras haber leído, 
La ciencia de las emociones de Dr. Fahad Basheer.
De editorial, Odeon.

Un tema que abordaremos en profundidad en Septiembre en el programa de radio “El mundo de las trece lunas”

lunes, 24 de julio de 2017

LAS PERSONAS DE CORAZÓN

Cuántas veces te dices a ti mismo; la próxima vez no dejaré que esto suceda. Es que no tengo picardía. Ya no pienso dejar que nada ni nadie me lastime. Estoy cansada de sufrir y de llorar a escondidas… Y vuelve a suceder, vuelves a sentir ese arañazo en el alma y seguramente de quien menos esperabas.

Y es que las personas sensibles son así…, continúan haciendo las cosas con el corazón, porque no es una elección sino una manera de ser, una manera de vivir. Y aun teniendo el corazón lleno de cicatrices, esas personas nunca cambiarán, continuarán haciendo las cosas con el corazón, y eso de verdad es majestuoso, porque actuar con frialdad o con la sensibilidad congelada mata las cosas, las relaciones, el amor y a uno mismo. 

Estas personas sensibles que siguen haciendo las cosas de corazón son gente que continúa poniendo en valor la inocencia, que me parece la manera más bonita de vivir la vida, porque aquí me va como anillo al dedo una de las frases de la escritora Clarissa Pinkola” que dice así;”. La ignorancia es no saber nada y sentirse atraído por lo bueno, inocencia es saberlo todo y seguir sintiéndose atraído por lo bueno” Pues eso, “saberlo todo y seguir sintiéndose atraído por lo bueno” porque esa misma necesidad de amar, de entregar el corazón, es lo que le sirve a uno para contrarrestar sus duelos.

Una persona de corazón noble aunque cargue con más heridas, aunque sienta mucha carga en sus espaldas, aunque piense que debería ser de una manera distinta…, es más feliz y se hace más fuerte y asertiva porque al final extrae de sus propias experiencias lo más bonito que hay en ellas. Estas personas tienen una salud emocional que pocos poseen porque mantienen un temple que las hace tolerantes y pacientes cuando hay que serlo. 

Las personas de corazón, son gente con alma grande y poco rencor. Son personas sencillas y de fácil perdón, que no engañan pues no va con ellas el engañarse a uno mismo.

Yo prefiero rodearme de personas de corazón.

©Luhema
Imagen
Las personas fuertes sonríen con el corazón roto, 
lloran a puertas cerradas y 
pelean batallas de las que nunca nadie se entera.

martes, 11 de julio de 2017

CUANDO TE DICEN CUÍDATE.



Cuando te dicen, ¡cuídate!

Seguro que le has dicho a alguien ¡Cuídate!, cuando te has despedido de ella, cuando has visto que la la salud le fallaba, cuando alguien te importa de verdad. 

Bien, el significado para mí es, ¡empodérate!, porque cuidarse, mimarse, preocuparse por uno es empoderarse y es amar al otro también. Pero no solo mimarse de cosas físicas; una buena alimentación, dormir, cuidar el cuerpo, darse algún que otro capricho, permitirse el lujo de parar, de descansar etc…No, yo te voy a hablar de un aspecto olvidado de ese “cuidarse”, al que poca importancia le damos, te hablo de cuidar tu vibración, porque es energía pura que oscila con mucha variación si no tenemos el suficiente control o autoconocimiento de nosotros, más bien, de cómo funciona el cuerpo emocional y mental. Fíjate si es importante que, según vibres cambia tu mundo y tu forma de percibirlo, y con ello tus pensamientos, pudiendo pasar en segundos de victoriosa a víctima. Si no cuidamos este aspecto vibracional, (que es como una nota discordante en nuestra melodía de vida) nos puede cambiar nuestro estado de ánimo( del alma) y si esto lo mantenemos en el tiempo seguro que nuestra salud se verá afectada tarde o temprano.

Hay muchas cosas externas que nos pueden afectar en nuestra vibración sobre todo si eres demasiado sensible, (otras personas sobre todo si están siempre en la queja, situaciones laborales, económicas, afectivas etc…) y se trata de empoderarse ante todo lo que puede apartarnos de nuestro centro.

Otras personas cuando están acompañadas bajan su vibración para mostrar humildad, craso error, porque estamos aquí para brillar y hacer que también los demás brillen.

Bajas tu vibración cuando te sientes menos que.., cuando te sientes confusa, insegura, rechazada. Así que cuídate- empodérate.

Cuando sientas que tu vibración es baja, párate. 

Céntrate en ti. 

Vuelve a conectar con tu corazón, ámate. 

Recobra la paz y báñate imaginariamente en luz líquida.

Y si puedes, sal a la naturaleza, date un baño en el mar, medita, escucha música que te re-equilibre y transfórmate de dentro hacia afuera.

No bajes tu vibración por mucho tiempo, yo diría nunca, porque personas como tú son necesarias en este mundo, se necesitan personas que nos contagien con su alegría, con sus sueños, con sus realidades, con sus logros, porque esas son las personas valientes que se empoderan, que se cuidan de incubar, miedos inseguridades, porque en esta vida nadie nació sabiéndolo todo, pero sí sabiendo lo que quiere su alma. 

©Luhema



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...