MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




lunes, 14 de mayo de 2018

Y ME DIERON UN MENSAJE PARA TI...


( Foto de Pini Hamou)

Siempre hay un momento en la vida de cualquier persona en que llega a darse cuenta que todo por lo que ha transitado, crisis personales, heridas emocionales, traiciones, desengaños, se convierten en historia que ha labrado su destino, y que de entre el lodazal se resurge  tras haber aprendido  a ver la luz en el camino más oscuro. Tu luz y la luz de las personas que te aman. 

Yo quiero darte las gracias, sí, darte las gracias aunque no te conozca, aunque no entiendas bien por qué hago esto. 

Hoy en mi meditación tú me has venido a mi corazón, no a mi mente, a mi corazón y tu ángel me dijo estas palabras para ti. ¡Escucha! 

-Gracias, gracias por todo tu empeño en salir del lodazal, de lo triste, de lo denso, de lo oscuro, de la pena del alma. Sé que has estado muy decaída, que me has pedido ayuda, que te has enfadado al no sentirla, pero he estado ahí siempre, calmándote, susurrándote, acariciándote, perfumando tu espacio y llenándolo de amor, porque el amor vence a toda oscuridad. 
Pese a tus dudas  yo siempre he creído en ti,  porque conozco tu naturaleza y admiro tu fortaleza. 
Gracias por no haberte rendido, por tu coraje, por no abandonar el camino que elegiste pese a las decepciones.  

Hoy tras muchas guerras internas has encontrado el tesoro que hay dentro de ti y estoy feliz por ello. Me hubiera gustado que fuera de otra forma, pero fue desgarrándote, saboreando la amargura del dolor. Hoy entendiste, hoy despertaste y comprendiste que todas tus lágrimas saladas te hicieron salir a la superficie de tu vida. Venciste a la mayor tormenta y hoy luces brillante, renovada y con más fortaleza. 

No temas y aunque los miedos no dejen de vigilarte y las viejas máscaras salgan a tu encuentro recuerda que tú ya llevaste ese viejo ropaje y lo cambiaste por uno de luz que enciende el Sol de tu propio universo. 

Gracias, yo siempre estaré ahí, contigo. ( Tu ángel)

©Luhema 

Hacía tiempo que no escribía de este modo, transmitiendo un mensaje que no sé a quién va dirigido pero yo lo lanzo para todas aquellas personas que están pasando o han pasado por un momento difícil en sus vidas, ya sea de salud, emocional, mental…



martes, 8 de mayo de 2018

HOY VOY LENTA...



Hoy voy lenta. 

Muchas veces le he comentado a mi hermana; hoy es de esos días que voy lenta… Y ambas hemos hablado mucho sobre este tema porque parece que no haces nada, que te pasa el día y no has cumplido con todo aquello que te propusiste o planeaste en tu mente, pero al final, parece que sí terminas con tus tareas… 

¿Sabes lo que hago yo para no angustiarme? Dejo que el tiempo vaya lento de verdad, le doy paso e intento hacer del día algo divertido, camino lento, pienso lento, hago las cosas más lentas…Y es que nos imponemos ritmos desenfrenados, queremos vivirlo todo a toda costa sin dejarnos nada por el camino, queremos llegar a todo, estar en todas las conversaciones, enterarnos de todo, estar al día, y de golpe llega uno de esos días en los que tú vas lenta. Ahí te das cuenta que no dejas espacio para que la vida se recoloque y me explico; no dejas espacio para sentir, sentir la amargura y la dulzura, sentir los sueños y dejarlos crecer, sentir la creatividad y dejarle espacio, sentir el tiempo como pasa, sentir la lluvia, la calidez del sol, etc... 

¿Y sabéis lo que se descubre cuando vamos despacio, cuando se aminora el ritmo de tu cuerpo y de tu mente? Pues que se recupera la armonía y entre cada inhalación y cada exhalación crece el espacio donde la calma te hace ver otra perspectiva de la vida y vemos ante nosotros lo que somos incapaces de apreciar cuando vivimos vidas aceleradas e inclusive podemos anticiparnos a lo que está por venir, porque las prisas atascan y ciegan. No tengas prisa en ser quien eres porque no te encontrarás. Sé quien eres, "despacito".  
Pon pausa y observa a tu alrededor, hazte el regalo de escucharte, de cuidarte y sobre todo de respirarte calmadamente, lentamente. Detén el tiempo y hazlo sagrado

©Luhema
 ENLACES DE INTERÉS

lunes, 16 de abril de 2018

SER HIRIENTE




¿Te has parado a pensar cómo te sientes cuando te hacen daño, sobre todo cuando te dicen algo que es hiriente para ti? Esto podríamos aplicárnoslo o bien plantearlo como reflexión a aquellos que nos lastiman. 

Siempre se pueden corregir muchos de nuestros errores, de nuestras palabras malsonantes dichas en ocasiones sin pensar gracias a las actitudes que vemos en los demás. 

Desde luego nadie es perfecto, y todos podemos aspirar a ser mejores personas, aunque a veces pienso que, la cosa no tiene solución, por la mucha inconsciencia que veo y por las palabras que escucho, por la ira interior, la rabia contenida e infelicidad que respiran algunas personas y que traspasan los límites del respeto. 

Esa mala palabra, ese impulso por sacar siempre los defectos del otro, ese sentirse superior, ese egoísmo y poca empatía nubla las mentes y corazones. En el fondo muchas veces me he preguntado si son conscientes de ello, y de que cualquier palabra dicha con saña o con insensibilidad puede desencadenar un gran sufrimiento en el otro. A veces me da por pensar que en realidad les da igual, pues no creen que deben corregir nada porque el ego les hace creer que están obrando correctamente o que tienen toda la razón. 

Si supiéramos que cada palabra de malicia, cada pensamiento negativo, que hablar mal del otro contamina el aire, el agua, la tierra y todo lo que nos rodea, que todo ese cúmulo de efluvios que desprendemos a través de los pensamientos, por la palabra, por los gestos, pudiéramos verlos, sería como  vernos rodeados de basura corrompida pegada a todo nuestro ser y, entonces la cosa cambiaría. 

Bueno, he llegado a la conclusión que lo mejor es no vibrar en ese estado de inconsciencia porque entrar en la obsesión de la ira o de la rabia, eso te lastimará a ti; no a la persona que te ofende. En realidad ser despectivo siempre denota una gran insensibilidad y desconocimiento de la "unicidad", ser petulante revela la separación y la pobreza interior.
La humildad nace de lo profundo de una persona como el resultado de la reflexión, así que sálvate a ti mismo porque la ira, el ego, la envidia o el rencor es la mayor fuerza destructiva de la humanidad. 

©Luhema


lunes, 9 de abril de 2018

miércoles, 4 de abril de 2018

Frase del Dalai Lama. " El verdadero fin"



Estamos de paso en este planeta. 
Como mucho, estaremos aquí noventa o cien años. 
En ese período debemos intentar hacer algo bueno, algo útil para nuestras vidas. 

Intenta estar en paz contigo mismo y ayuda a los demás a compartir esa paz. 
Si contribuyes a la felicidad de los demás, descubrirás el verdadero fin, 
el verdadero sentido de la vida. 

Dalai Lama.

martes, 20 de marzo de 2018

LOS CAMBIOS EN NUESTRA ACTITUD




UN SABIO DIJO: 

“La gente notará los cambios en nuestra actitud hacia ellos, 
pero nunca notarán el comportamiento suyo que nos hizo cambiar” 

¿Cómo tomar esta frase? Porque puede ser un cambio que nos aportó bienestar, un cambio que nos dejó resentimiento, un cambio que nos puso sobre aviso de algo… 

En realidad nuestra actitud en un momento determinado puede cambiarlo todo, primero ante nosotros mismos y luego en cuanto a las relaciones con los demás y, por lo tanto, toda actitud influye fuertemente en el comportamiento de los seres humanos. 

Tanto la conducta, como las maneras de proceder, en definitiva el comportamiento reiterado de otra persona hacia nosotros, como también la actitud inesperada pero incisiva, puede calar tanto en nuestro corazón y en nuestros sentimientos; sobre todo si es alguien que nos importa, que podemos cambiar radicalmente nuestra actitud hacia él o ella, ya sea decantando la balanza hacia una actitud positiva o negativa, y en ese proceder negativo reside el problema. 

Muchas veces aguantamos como se suele decir “ carros y carretas” comportamientos de otros que nos molestan o nos crispan , pero a veces es importante que sepan que eso nos incomoda. Hay que tener en cuenta que los demás, muchas veces, no son conscientes de que se ha traspasado el límite de lo que tú consideras respeto. Comunicar nuestro disgusto no siempre es fácil, ya que pueden reaccionar de forma defensiva, y puede que también se rompa la amistad, así que muchas veces decidimos cambiar nuestra actitud para con esa o esas personas y nos mostramos distantes, poco receptivos o con indiferencia, o nos ponemos una máscara para no mostrarle lo que verdaderamente sentimos. 

Pero cargar con todo esto conlleva al tiempo, crear nudos energéticos que pueden volverse en resentimiento que deberás de resolver tarde o temprano. 

Preguntas para la reflexión 

¿Qué ocurriría si decides no decir nada? 

¿Qué sucedería si decides decir algo? 

-Hay que identificar qué actitud del otro nos molesta, como nos sentimos ante esa actitud y pensar en la forma de decirlo. 

- Tener en cuenta que no expresamos lo que nos molesta para criticar o culpabilizar al otro, sino para informarle de lo que nos desagrada y tratar de cambiar la situación antes de que se convierta en un conflicto. 

- No se trata de que nos compadezcan, sino de que nos comprendan. 

- Hay momentos más oportunos que otros para expresar nuestros sentimientos 


Beneficios de pedir un cambio de conducta de forma adecuada.

*Expresas que te estás sintiendo incómodo ante el comportamiento del otro, lo que te impide que te acabes sintiendo enfadado o frustrado. 

*Informas a la otra persona que su comportamiento te molesta, por lo tanto le das la oportunidad de cambiarlo. 

* Lo haces de forma respetuosa y diplomática, con lo que cambiará más fácilmente que si se lo dices enfadado, y a ti lo que te interesa es que cambie, no que se enfade. 

Pero si todo esto no es posible, enfócate en tu crecimiento interior, y comprende el porqué de las cosas. 

Esperar el cambio de otra persona no solo es imposible, es poco realista porque tú no tienes el poder para controlar las acciones/deseos de los demás, solo puedes controlar los tuyos. 

Cambia tu enfoque y acepta lo que has vivido, esas situaciones difíciles que te ayudaron a crecer y a ser la persona que eres hoy.
 ©Luhema

domingo, 11 de marzo de 2018

SER FUERTE...



¿QUÉ ES PARA TI SER FUERTE? 

"Una vez un sabio dijo, que para ser fuerte, no hace falta levantar mucho peso, que con levantar el tuyo cada vez que caigas, será suficiente". 

Creo que con esto ya está todo dicho, pero la fortaleza es un valor del alma que nos impulsa, que nos motiva y que nos alienta a seguir adelante traspasando el dolor, el sufrimiento y los miedos. 

Pero levantar tu propio peso, ese es el dilema, porque no siempre se dispone de la fuerza suficiente para hacerlo, y eso lo sabes muy bien tú que seguro que has tenido esos momentos de debilidad en alguna que otra ocasión de la vida. 

Levantarse no siempre es fácil y no volveremos a ser las mismas personas que antes, pero hay que buscar aunque sea bajo las piedras el pilar de sustento para alzarse de nuevo, porque la vida siempre nos deparará nuevos sentidos que valdrán la pena y porque siempre nos tienden la mano personas que necesitan que nos volvamos a levantar. Siempre hay un motivo, siempre habrá un factor que nos ayude a superar la adversidad. 

©Luhema
CHAMANES URBANOS


La ciudad.
Laberinto de sentidos,
de creencias, de culturas.
Pensamientos vertiginosos,acumulados
con y sin sentido mezclados
orden y caos, caos y orden.

Así es como percibo o percibe ahora mismo un chamán de ciudad con todos sus sentidos andando entre, conscientes colectivos, entre nudos psíquicos y sosteniéndose en el filo de las emociones que de pronto se alzan como huracán, como desaparecen por arte de magia. Muchas son las trampas que distraen a un chamán de ciudad para que se olvide de quién es y que van disfrazadas de muchas cosas, así que hay que afilar mucho la intuición conectada al corazón que abre la puerta de entrada al vacío, embonándote en el alma para ver quien habita, para adentrarte en tu nombre, para ver quien te conforma, para escuchar qué sonido te nombra, para no perder el horizonte.

Mis ancestros utilizaban plumas de águila, conchas, hierbas sagradas, sus manos para sanar, hoy tú también utilizas tus manos para sanar, las hierbas, las gemas, la medicina holística ¿verdad? Ves, no estas tan lejos de ellos, aunque en la actualidad hay que utilizar más que nunca el sentido común, el envase de la esencia sin contaminar.

Ser un chamán en el bosque es más sencillo que serlo en una ciudad. Ser un chamán de cuidad es guerrear de veras en medio de una batalla de vibraciones, que describen a golpe de taquigrafía el mapa de la realidad oculta tras las máscaras de danza que se llevan puestas para sobrevivir en este mundo absurdo de irrealidades reales e injusticias.

Pero ahora te lo explico más claro, vivir en el ahora es saber percibir las señales en cada momento, en el justo momento que lees un sin fin de información.
Normalmente salimos a la calle sin fijarnos en esos detalles y señales, ya que la ciudad nos desborda con el tráfico, con las distracciones propias y problemas que llevamos a cuestas y que las personas con un marcado grado de sensibilidad pueden leer claramente. Es una pena que se haya olvidado como desprenderse de tantas preocupaciones que están atrayendo la enfermedad…, pero seguro que si un día has estado más sensitivo esto que te voy a contar te re-suene.

Nada más ver como te sonríe una persona para saber como está su estado de ánimo, nada más escuchar una voz para saber si nos está mintiendo o es sincera, nada más ver como se mueve una persona para saber si está bloqueándola algo.. ¿Sí? Son señales corporales… que nos informan, pero un chamán a parte de otras vibraciones más sutiles también percibe olores y aromas que destacan mucho, unas veces son ácidas, otras dulzonas, otras frescas, en fin … una cantidad de sensaciones que denotan siempre un estado de salud mental, física y espiritual. No es que nos guste empatizar y saber de los demás ya que te impregnas de toda esa carga, es que esa información está grabada y es completamente apreciable, así que para un chamán sobrevivir en la ciudad es una batalla segundo a segundo.

Por eso un chamán de ciudad tiene que volar, volver a su origen, hacer círculos sagrados, cantar, rezar, danzar, conectarse con la madre, con el espíritu de la Tierra, reunirse con los antepasados, escuchar la voz del silencio, del aire, del agua, de la montaña, conectarse con los ciclos, purificarse y sanarse para poder existir en la ciudad, aunque ahora el trabajo esta en pleno corazón urbano y los chamanes y chamanas están regresando.
©Luhema








































martes, 27 de febrero de 2018

PESAR LA VIDA



Sí, vas a terminar decepcionándote si piensas que harán lo mismo por ti, lo mismo que tú haces por ellos. En realidad cuando haces algo por los demás no pensamos que deban de correspondernos, pero hay algo muy primitivo adiestrado por nuestro ego que nos induce a pensar que si damos, también recibiremos, y no siempre eso ocurre de la forma que deseamos. 

La ley universal de dar y recibir no siempre es recíproca de la forma en la que se espera, porque damos por sentado que si “damos “por ejemplo (cariño, afecto, dinero, ayuda, consejo, atención, compañía etc…) a una persona en concreto, está en la obligación de correspondernos, y esto en muchas ocasiones no es así.

La decepción llega cuando el ego se pone en acción y nos nubla la vista. Esperamos ser correspondidos y nuestra balanza piensa que están siendo injustos con nosotros, pues deliberamos que nosotros damos más de lo que recibimos. 

Y ahora te hago esta reflexión y te lanzo estas preguntas;

- ¿De verdad piensas que eso es cierto, que no recibes?- Puedes no sentirte correspondido por esa persona que tienes en mente, pero mira a tu alrededor y recapacita, y preocúpate por lo que das, no por lo que recibes porque el universo siempre fluye con esta ley

- ¿Seguro que no has recibido nada? Cuando das, tu intención es la de generar felicidad, así que si tú das felicidad también la generas en ti, no te dejes llevar por el ego que manipula tus sentimientos y recibirás en abundancia. 

Recuerda que el que da lo que hay en su corazón no está obligado a más, y esa persona se puede considerar inmensamente rica y conectada con su esencia, con el caudal infinito de conocimiento, así que siempre tendrá algo que dar, únicamente tendrá que dejarlo salir.

Un sabio dijo:
Vas a terminar decepcionado si piensas que harán lo mismo por ti,
 lo mismo que tu haces por ellos. 
Porque no todos tienen el mismo corazón, 
ni piensan cono tú,
 ni miden la vida con la misma balanza.

© Luhema

viernes, 9 de febrero de 2018

CARGAR CON EL DOLOR AJENO

Ayuda a tus semejantes a llevar su carga, 
pero no te consideres obligado a llevársela. 
Pitágoras. 

Sé que lo harías encantado de la vida, y más si se trata de un ser querido, unos padres, un hermano, unos hijos, un compañero de vida… Y todo por aliviarles el sufrimiento. Lo sé porque yo lo he hecho. 

Pero nuestro afecto, nuestra sensibilidad, nuestro amor y también nuestra empatía no deben hacer que carguemos con todo lo que no es nuestro porque al final, acabaremos enterrados bajo todo ese sufrimiento. 

Y por qué lo digo. Ahora me entenderéis: 

-Cuando ves sufrir sobre todo a la gente que te rodea, resulta difícil no dejarse llevar por la situación. Desgraciadamente se debe a la empatía, al condicionamiento ancestral y también religioso que nos empuja a cargar sobre nosotros los tormentos de la, o las personas desamparadas, como si el hecho de sacrificarse por el sufrimiento ajeno nos hiciera más virtuosos, cosa absolutamente incierta. 

¿De verdad crees que puedes ayudar a la persona que sufre, sufriendo con él?- Yo creo que no, porque se genera más dolor. La acumulación de un sufrimiento multiplicado no se divide, se suma. Con esto no digo que no te sobrecojas ante el dolor, tampoco que te conviertas en un corazón de hielo, puedes acompañar, sostener, escuchar, compartir, pero nunca cargar con el dolor. Abrir el corazón no implica en absoluto sufrir. 

Debes sentir sin cargar el sufrimiento sobre ti, por supuesto que sí, ese es el “leitmotiv”. Es fundamental estar en una actitud de paz, sin que te atraviese esa inundación de pesadumbre de lodo emocional. Debes con tu expresión, con tu presencia aportar oxígeno y ligereza a ese escenario doloroso sin que por ello te lleves todo el peso de la persona, porque seguramente esa situación forme parte de su aprendizaje, de su viaje de vida y del tuyo también con no intervenir de modo erróneo, porque ni le ayudas a la persona que sufre, ni te ayudas a ti ya que si cargas con el dolor, no entendiste “el para qué” de las cosas. Y por más que nos cueste entenderlo, no podemos caer en el abismo de otros, debemos de adentrarnos en el discernimiento. Ama sin olvidarte de ti. No es egoísmo. Ama sin olvidarte que tu prójimo más cercano eres tú. 

Y como punto y aparte, quiero añadir, que hay muchas personas que hablan de amor y de gratitud, de colaboración…, pero que están presas de una acusada dualidad y encadenadas a una herida kármica que no aceptan y por la que no pueden perdonarse y van por la vida tomando la actitud de víctima, déspota, prepotente, perdiendo su energía vital a raudales. 

Dar amor inconsciente, significa dar la espalda a las leyes del universo y eso te hace vulnerable a las trampas del Karma ajeno. No seas soberbio y pienses que puedes con todo, hay que mantener el equilibrio siempre. Recuerda que todo lo que nos roba la paz nos hace débiles y enferma el alma. 

© Luhema 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...