MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 16 de septiembre de 2019

CUANDO TENEMOS QUE SOPORTAR UNA OFENSA


(Foto de Igos Makeev)
CUANDO TENEMOS QUE SOPORTAR UNA OFENSA.

Cuántas veces pensamos que la vida no es justa ¿verdad?…

Permítanme decirles, aunque parezca mentira, que la vida es más justa de lo que parece, y que desde luego tarde o temprano, vemos que este refrán se hace evidente; “uno cosecha lo que siembra”. Y no lo digo desde la parte ofensiva o vengativa, sino desde el conocimiento de las leyes universales que rigen todos los patrones mentales.

Para despersonalizar una ofensa que nos hacen, debemos reflexionar mucho antes de caer en la tensión, en una misma replica o en el rencor.  Es difícil, lo sé, pero ahí tenemos una prueba para medir nuestro estado o nivel de consciencia. Piensa que cada persona acarrea una cuota de sufrimiento, contradicción, debilidad, y capea sus tormentas internas como puede. Quizá te tocó aguantar una de sus descargas emocionales, pero tienes que saber que tarde o temprano, a esa persona le tocará aprender de sus propias consecuencias o de sus ofensas. Por eso, no nos convirtamos en jueces de nadie, y aunque tengas que alejarte de esa persona o no apruebes su conducta, permítete el sentir compasión porque él, todavía no dispone del regalo que supone el tener una consciencia despierta.

Quédate en tu silencio nutricio y siente que la vida no es solamente justa o injusta; es consecuente, y lo es para que aprendas a discernir, para que aprendas a sacar de ti el arte de amar por encima de todo lo demás y para que sepas ver lo que hay tras cada acto disonante.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

¿QUÉ TIENE EL ORO?










Foto de Luhema

ORO INCIENSO Y MIRRA, esto es lo que los magos traen desde el Oriente ¿verdad? Ya os hablé del incienso de Omán,(Artículo Incienso Omaní. El preciado sudor de los dioses) y ahora os hablaré del Oro, pero vayamos por partes. 

En la actualidad todo en Dubai es grande, el edificio más alto construido el Burj Khalifa, el centro comercial más grande del mundo, Dubai Mall. La mayor exhibición de lingotes de oro del mundo en el Mall of the Emirates. La cadena de oro más grande del mundo con una longitud de 5.522 metros. El acuario más grande del mundo, la pista de esquí más grande, la isla artificial con forma de palmera… Pero voy a hablaros de un objeto de oro. Un objeto que ostenta un valor millonario. 

Najmat Taiba o «Estrella de Taiba o, La Buena Estrella» en español, es un anillo que se ha hecho acreedor de un Récord Guinness. Dicho anillo es de oro de 21 quilates, más cinco kilogramos de diamantes y piedras preciosas y, 615 cristales de Swarovski. Su peso; casi 64 kilos que se exhibe para contemplación de todos en el Dubai más mítico, al otro lado del canal, en el barrio de Deira, una calle llena de joyerías en lo que se conoce como Golden Souk —El Mercado del Oro o el Zoco de Oro— en la joyería Kanz. Bueno ahora ya sabéis dónde encontrarlo. 

Cuando se hizo en el año 2.000 su coste fue de un millón de dólares (3,67 millones de dírhams emiratíes) ahora vale 16 millones de dirhams, y aunque “no está en venta” los más potentados ofrecen hasta 20 millones de dirhams para exhibirlo en sus mansiones, así nos lo cuenta Mazen, gerente de ventas de la tienda. Sin embargo, el grupo joyero ofrece versiones más pequeñas del mismo anillo con un precio “módico” de 1.000 dólares, así que, si se os ajusta con vuestro presupuesto (con el mío no), pues está claro, haceros con uno. 
Fue fabricado por Taiba Gold and Jewelley de Arabia Saudita y más de cincuenta joyeros se unieron para fabricar este anillo. 

Bueno, este artículo no es como los que estáis acostumbrados a leer de mí, pero no quería dejar pasar por alto cómo los petrodólares, la venta de oro, el turismo de lujo mueve la economía en Emiratos Árabes, y aunque hay mucho por conocer de su cultura, sus costumbres, no deja de ser atractiva la visita, como pasear por este Mercado del Oro donde todos sus escaparates son abrumadores y relucen como el Sol de Oriente. 
Y ¿qué tiene el oro?… —Que es dorado. Y aparte de esta broma. El oro y la alquimia siempre han estado unidos. “El oro es la inmortalidad” repiten los Brahmanas en los textos post-védicos y tanto chinos, como árabes,  exaltan las virtudes de este preciado metal. 
Pero el oro entraña uno de los misterios más importantes que guarda el esoterismo y la alquimia, y es el valor de transmutar energías negativas en positivas y de darle al aura el color dorado que es el que los santos tienen rodeando su cabeza y que está relacionado con la espiritualidad la pureza, los dioses. El oro es considerado como un potenciador de ascensión  y transcendencia. Esto a grandes rasgos y resumiendo muy mucho, es lo que destaco en este artículo  y por lo que tantas y tantas civilizaciones desde la Maya, pasando por la  la Egipcia etc.., culturas y reinos, han querido obtener y poseer. El oro como moneda de cambio, el oro como ostentación, riqueza y poder, el oro como alianza. 

 ©Fotos de Luhema


P.D. —No me quiero ni imaginar cómo será La Exposición Universal el próximo año en 2020. 
Tal vez repita la visita. 

©Luhema

miércoles, 7 de agosto de 2019

¿POR QUÉ ESTOY SIEMPRE PREOCUPADA?


  • ¿POR QUÉ ESTOY SIEMPRE PREOCUPADA? 
La preocupación siempre está al acecho y más en estos tiempos que corren. 

Hay un dicho que dicta así: Ocuparse en vez de pre-ocuparse. 

Parece ser que la preocupación es inevitable cuando tenemos responsabilidades, cuando nuestros hijos adolescentes salen a divertirse y vemos irresponsabilidades y descontrol, violaciones y «lobos» que campan a sus anchas, cuando estamos enfermos, cuando nuestros padres se hacen mayores, y ni que decir tiene cuando te preocupa el planeta y todo lo que le estamos haciendo. Yo siempre he sido, y me pongo como mal ejemplo, una de esas personas contaminadas por la preocupación excesiva, quizá por mi perfeccionismo, quizá porque quería tenerlo todo bajo control, quizá por mis miedos e inseguridades. 

Quizá y perdonar que me repita, la preocupación siempre ha sido un signo de que te importan las cosas, te importan los problemas de la gente, te importa la salud o el cómo estarán…, en realidad te conviertes en una «sufridora de la vida». La preocupación incluso es un comportamiento que está bien visto dentro de la sociedad, pero y aquí viene el problema, muchas veces el preocuparte tanto por los demás resulta ser invasivo, nocivo. Energéticamente es una barrera que impide que se encuentren soluciones cuando hay un problema, corta los caminos y las posibilidades porque la preocupación en exceso está generada por los miedos, inseguridades y densa vibración que impiden el buen fluir de las cosas. 

Y ahora me dirás, ¿encima de que me preocupo por los demás?... 

Estar preocupados bloquea y ofrecer tu apoyo, tender tu mano, crea puentes. Y te explico. 

La persona que siempre tiene la preocupación en su mente suele estar intranquila, encorsetada, como a la expectativa de lo que va a suceder, y normalmente la mente tiende a adelantarse a los acontecimientos y fantasea con las posibilidades negativas, porque en nuestra psique los recuerdos y las vivencias negativas tienen más impacto y  quedan en nuestro subconsciente aflorando siempre cuando hay incertidumbre. 

Preocuparse es conseguir tener un desasosiego que puede volverse crónico y es contagioso, y además se adquiere un estado de cabreo que no lleva a la ansiedad pero la alienta. 

Las personas que superan la adhesión a la preocupación saben que no deben fantasear sobre posibles males que no son ni serán seguramente una realidad. Cuando salimos de la preocupación, cuando algo nos atormenta, como puede ser un resultado médico, la preocupación por un trabajo, los estudios o el porvenir de nuestros hijos, la relación con nuestra pareja, cuando salimos de la preocupación sea la que sea y nos ocupamos, vemos no una salida, sino que ésta es más fácil y llevadera de lo que creíamos en un principio. 

Con el tiempo yo aprendí que la preocupación es inherente al hombre, consecuencia de un arquetipo ligado a la inseguridad, a la indecisión, a la incertidumbre ,a la contradicción con nosotros mismos, al perfeccionismo y sobre todo al miedo, así que la próxima vez que sintamos que la preocupación invade nuestra vida pensemos que de nada nos servirá dicha actitud. 

Y qué hacer: 

  • Primero: serenarte. Darte una orden a ti mismo de calma y de control, porque todo tiene solución excepto la muerte. 
  • Segundo: centrarte en el presente, no te anticipes. 
  • Tercero: confía en el destino…, porque todo, absolutamente todo, trae consigo las soluciones a los problemas. Porque todo sucede por algo que obedece a un plan perfectamente diseñado para nuestra evolución y aprendizaje. 
  • Cuarto: visualiza siempre creando escenas positivas persistentemente. 
  • Quinto: pero no menos importante, actúa- ocúpate. 

©Luhema

martes, 6 de agosto de 2019

¿POR QUÉ NO PUEDO RECUPERARME?





Muchas mujeres sobre todo entre esta franja de edad de los 30 a los 52 años, me comentan que ya no pueden más, que están saturadas y no saben cómo han llegado hasta ahí, pero no pueden ni siquiera con situaciones que habitualmente no les hubiesen afectado, y pensando que las vacaciones son el tiempo ideal para recuperarse, resulta que no, que al contrario, todavía la cosa se agrava más.

Y es que descansar no significa irse a la playa, o hacer un viaje, que está muy bien. Descansar es nutriese de una misma, volver a tu centro y recuperar las fuerzas. 

¿Y por qué no se recuperan las fuerzas tras un descanso ya sea vacacional o de otro tipo? 

Es sencillo, eso sucede porque el arquetipo de «la heroína» no descansa, y me explico. 

Si has estado cuidando de un familiar enfermo, si has estado trabajando intensamente, si has estado sacándole tiempo al tiempo para tu casa, los hijos, los amigos… Si has estado recuperándote de alguna dolencia, seguramente estarás exhausta. 

La heroína no es la que puede con todo, no es la «súper woman». La heroína se desprende de etiquetas, de estructuras rígidas. La heroína le importa nada, lo que otras personas esperan de ella. La heroína se libera de los cimientos en los que se basó la vida de su madre y de su abuela... y se busca así misma libre de las heridas de culpa y vergüenza. La heroína se perdona de los roles de, cuidadora, complaciente, santa, víctimas, esclava…La heroína solo pretende encontrarse a si misma y rescatarse de todo lo que le impide brillar. 

Así que, para que nuestra recuperación sea evidente necesitamos rendirnos a todas las exigencias o auto exigencias porque muchas veces nos auto-saboteamos , necesitamos entregarnos a nuestros dones, encontrar nuestro lado intuitivo y creativo dormido, y poco a poco ir sanado a esa niña interior acorralada tras esa mujer que ha podido con todo, que está muy bien potenciarla de manera correcta, pero que indudablemente al no gestionar bien las emociones nos ha alejado de lo sagrado femenino que hay en cada una de nosotras como consecuencia de la exigencia y el control , en definitiva, como consecuencia del modelo de sociedad patriarcal en el que nos vemos imbuidos en muchas ocasiones. 

La heroína es la que camina hacia adentro, siguiendo a su corazón, siguiendo a su instinto creativo, explorando sus emociones, honrando sus ciclos, su sangre menstrual, y haciendo un alto en el camino de su vida para escuchar, su risa,  a su cuerpo, el sonido del mar, o esa canción de rock que la llevó a ensoñar el mundo que deseaba. 

Recuerda que toda mujer tiene un centro en su interior, un espacio sagrado de paz y armonía. Un hogar donde se nos permite descansar y recuperar fuerzas, donde podemos sentir de nuevo nuestra esencia. Donde se nos recuerda que somos puro Amor. 

Pero durante todo este proceso de «libertad» no dejes de: 


AMARTE Y VALORARTE.(Valora lo que dejaste atrás porque aprendiste de ello.Valora la risa, el soltar) 

VALORA TUS HABILIDADES,TUS DONES, PORQUE LOS TIENES.


DA VALOR A TU CAMINO RECORRIDO Y A TU APRENDIZAJE, A TUS CAÍDAS Y TU FORTALEZA PARA RESURGIR. 

VALORA QUE ERES ÚNICA Y SAGRADA. 

VALORA TU VALENTÍA AL RECONOCER TU SOMBRA. 

VALORA QUE TÚ ERES AMOROSA. 

VALORA NO TEMER A LA VERDAD.

©Luhema
















lunes, 5 de agosto de 2019

BROTES DE INFELICIDAD




Hoy el destino ha querido probar mi ego-emoción una vez más, y me he dado cuenta que se trataba de eso, de sostener el equilibrio con las emociones y ver que generaba en mí. 

Dicen que todas las personas que te encuentras en la vida tienen algo que enseñarte, tanto de ti como de ellas. Y yo cada día me sorprendo más a mí misma. Os cuento. 

Esta misma mañana,  se me ha acercado una persona conocida (entre comillas), y ha ido directamente a profundizar, no en un tema, sino en dos, que en un pasado me hubieran hecho saltar, alterándome. Una vez más, he superado «la prueba», y lo curioso es que he visto más allá de esos malintencionados comentarios que venían directos a la yugular, así que doy las gracias, porque no me han quedado residuos de ( tristeza, rabia, indignación etc…) solo he sentido compasión y  por eso  quiero compartirlo con vosotros, no por orgullo, sino porque creo que esta reflexión puede ayudaros. 

Es muy sencillo, la vida siempre intenta recuperar el equilibrio; belleza/inarmonía, felicidad/ infelicidad, día /noche etc…, No obstante, hay personas que te muestran la cara más oscura que es; la infelicidad. Cuando me he dado cuenta que las palabras estaban cargadas, de ira, de envidia, de insatisfacción, simplemente le he dicho que no me interesaba lo que estaba diciendo y le he sonreído. Y lógico, todavía ha crecido más su impotencia. Por suerte o por desgracia este tipo de actitudes «no me vienen de nuevas» como se suele decir, sé que la sombra actúa de esa forma, y las personas que optan por sostener en sus vidas ese tipo de patrón de poca empatía, de inflexibilidad, de justificación, de arrogancia etc…, es porque son infelices, sí, lo son, aunque lo disimulen con otras cosas superficiales existe un poso de infelicidad en el fondo su alma, porque el que es feliz, el que está en paz consigo mismo no pierde su precioso tiempo en ese tipo de nubes mentales, y ni siquiera osa . 

Es así, pero esas personas, y lamentándolo mucho, están encerrando su propia luz y,a mí me encanta el Sol. 

© Luhema


martes, 9 de julio de 2019

BRILLAMOS CON MÁS INTENSIDAD



Por todo el planeta hay puntos de luz individuales, ya veo muchos, muchísimos, más de los que imaginas, de alma en alma, unos son conscientes de ello, otros no lo son tanto, pero todos ellos conforman una red lumínica preciosa, brillante, geométrica, sanadora, un manto de Luz que emite e irá irradiando lo mejor que somos y con ello también irá magnetizando a todas esas personas que no permiten que su luz brille con toda su intensidad. Ese reconocimiento de la Luz con la Luz transformará nuestra realidad…
Luhema

VER EL ERROR DEL OTRO.



No sé por qué será, que siempre tendemos a ver los defectos de los demás, los juzgamos, los criticamos y pretendemos adiestrar bajo nuestro criterio dando soluciones. Nos creemos en el derecho de luchar contra el mal o lo que está mal sin saber que los errores de las personas son en parte el motor transformador y fuente de cambio. Recordemos que la única forma capaz de transformar la oscuridad es el amor. No el juicio,  no el enojo, no la crítica para separar el bien del mal  etc…

Para desactivar este juego de ilusión, (bien mal, correcto, incorrecto) primero necesitamos dejar de juzgar y criticar, reprochar, censurar, difamar a otros, dejar la enemistad, la ira, el rencor, sea cual sea nuestra justificación,  porque no hay triunfo en la destrucción, ni en la humillación.

Cuando critiques observa que  es el ego quien toma las riendas  y quien  pretende justificarse  para que los otros sean capaces de corregir  sus faltas; claro está todo bajo tu punto de vista y, lo digo en tono irónico, que siempre será el correcto. Y al reaccionar ante estos errores del otro los vuelves reales para ti. Tu ego te hará reafirmarte en que tú haces siempre las cosas con criterio y correctamente y siempre te hará ver los defectos en los demás.

Si reaccionas de forma agresiva, le críticas, le pones en tela de juicio, eso significa que no estás escuchando la voz de tu espíritu, también que no estás empatizando ni poniéndote en el lugar de otro y te vuelves insensato.

El verdadero acto de perdón hacia a ti mismo consiste en mirar más allá del error hasta que  el espíritu palpite en el corazón del otro, la presencia de Yo Soy  perdona tanto a tu amigo, al que críticas, como a ti mismo.
Y ahora piensa y pregúntate, si muchas veces no puedes ni corregirte a ti mismo, si te cuesta ver tus propios errores o admitirlos ¿cómo pretendes corregir al otro? Recuerda que  pretender salvar al otro de sus errores es la arrogancia del ego que se adueña de ti.

Si la gente recordara más a menudo que, 
en esta tierra sólo estamos de paso y que esta vida no es eterna, 
tal vez, podría ser más humilde 
©Luhema

lunes, 8 de julio de 2019

GUARDIÁN DE TU PROPIA FRECUENCIA.



Te incito a que recuerdes este último año, o bien estos dos o tres años anteriores de tu vida. Estoy segura que ha habido momentos en los que has rozado el caos emocional o la confusión, y puede que todavía te sientas así, asfixiado, puede que deprimido e incluso batallando dentro de una lucha interna. Sé que  has tenido que tomar decisiones, y muchas veces no sabiendo bien por cual optar, y que también te has replanteado y preguntado un sinfín de aspectos respecto a cómo seguir funcionando en la vida, si seguir con tu pareja, si empezar a decir como te sientes, si cambiar de lugar de residencia, si seguir con los estudios, si estás haciéndolo bien con tu familia etc… Replanteamientos, cambios y más cambios.

Sin duda  ante todos estos momentos de cambios internos  hay que encontrar el instante para dejar que sea tu corazón el que sienta  cómo están cambiando los pilares fundamentales sobre los que la gente y tú mismo has basado la vida.  Puede que ocurra lo siguiente, que veas que «los cimientos han desaparecido», lo que antes era indispensable ahora ya no lo es tanto, lo que antes le dabas una tremenda importancia te das cuenta que no era para tanto, y que los motores del cambio en tu vida han de ser la armonía, la serenidad y la alegría, pero  has de reconocer que todavía hay personas que se aferran a condicionamientos y patrones que les inmovilizan,  y peor aún, quieren hacer ojos ciegos a esta evidencia de cambios .  
Todo ha cambiado, ¡fíjate!, nada es lo mismo, ni tú mismo eres el mismo de antes.

Por lo tanto si cada uno ahora es responsable de su propia evolución, y somos espejos y fuentes de inspiración para los demás, actuemos con consciencia, edificando unos pilares basados en el amor incondicional, viviendo de pleno en la luz, expresando, afirmando sencillamente, diciendo «esto es lo que yo creo, esto es lo que yo vivo».

 Os recuerdo que «la luz transporta información y la información cambia los viejos paradigmas» para que los viejos sistemas dejen de existir, y nosotros cambiaremos la frecuencia mediante el compromiso, el poder de voluntad y la coherencia. Así que, si los pilares que te han sustentado ya no te sirven, alza la mirada y vive desde la condición soberana de libertad, co-creando el mundo y la vida que tú elijas, y puedes hacerlo, no lo dudes. Ahora te puedes convertir en guardián de tu propia frecuencia, no de la frecuencia en la que te has visto abocado a vivir.
Luhema

La vida va de dentro hacia fuera.



La vida es una fuerza de expansión en cada célula, con memoria, con una dirección, con un ritmo.

La vida va de dentro hacia fuera.

Cuando empiezas a cuestionarte y a preguntarte por qué ocurre lo que ocurre, empiezas a encontrarte con personas que se hacen las mismas preguntas, empiezas a encontrarte con información, libros, películas, etc… En realidad, tu ritmo interno por ley de afinidad se encuentra con lo que vibra en su mismo nivel para aunarse y expandirse.
 Luhema

martes, 25 de junio de 2019

LO QUE DUELE




Lo que duele 

Lo que nos sacude el alma son las sensaciones, las emociones que se sienten por todo el cuerpo. Las pérdidas, los desengaños, los desencuentros, los abandonos, las decepciones, los sueños frustrados, las promesas incumplidas, las traiciones, la incomprensión…, eso duele y mucho. 

Todos en cierta medida estamos haciendo nuestro pequeño duelo, sanando, limando asperezas de la vida, aunque no todos vivimos estos embates de la misma forma, y en esos momentos es importante tener cerca una persona que de verdad entienda tu proceso y que simplemente te acompañe. Pero como la vida es dual te enseña las dos caras de la moneda para que el aprendizaje sea completo, interiorices, veas claro y drenes lo tóxico. 

Mucha gente se siente cansada, saturada, y no de librar sus propias batallas, que ya es bastante. Sino porque al mostrar sus sentimientos, se encuentra con una barrera, la de la falsedad de los dignos y dignas que no están acostumbrados a sensaciones tan efervescentes. No es políticamente correcto expresar tu sentir porque eso escuece, desmonta y grita autenticidad. 

Y ¿qué es lo que te deja hecho polvo? 

Sostener todo esto en el tiempo. 

La sensación de no poder abrir tu corazón, la sensación de sentirte censurado. (Nunca te disculpes por lo que sientes. Es como disculparte por decir la verdad, tu verdad) 

Te deja hecho polvo ver cómo se gira la tortilla para  conveniencia de otros, de otras razones que el corazón no entiende. 

Te deja hecho polvo los que no se ponen en tu piel jamás, los que no empatizan porque su ego les impide ser flexibles y solo ven su realidad, su razón. 

Y que sobre todo te dejan hecho polvo, aquellos a los que les abriste el corazón permitiéndoles ver lo que hay en el fondo de tu alma y no lo valoraron. 

Entonces y tras muchos intentos y tras mucho tropezar con la misma piedra sucede algo. Te refuerzas diciendo ¡hasta aquí!, y cuando aparece esta expresión es porque ya estás CANSADO en mayúsculas, has consumido todas las probabilidades, has agotado tu paciencia y la espera, creyendo que se puede solucionar, que quizá puedan entenderte. Sientes que tú ya has puesto todo de tu parte y que ya no hay nada que te impulse, ya no hay guerra ni bandera que plantar, ya no te quedan ganas de abrir la caja de Pandora para que salga el último de los males, la esperanza. Cuando estás cansado, es porque has arrugado la esperanza como cuando haces una bola de papel. Por mucho que quieras volver a estirarla, ahí están los pliegues del ayer. 

Y entonces cambias tu actitud para contigo mismo y das el salto, uno más, que es el de perdonarte y amarte. Y entonces todo se relaja, desaparece el cansancio, la saturación y mejor aún ,  cesa el dolor.
 ©Luhema

SOLO YO

¡Cómo me gusta esta frase!, porque la verdad se dicha, solo yo vivo en mi piel, solo yo sé lo que habita en mí.
«Solo yo puedo juzgarme. 
Yo sé mi pasado, yo sé el motivo de mis opciones, yo sé lo que tengo dentro. 
Yo sé cuánto he sufrido, 
yo sé lo que es ser fuerte y frágil, 
yo y nadie más».


Oscar Wilde

martes, 18 de junio de 2019

¡CORRE!



Llevo Mucho tiempo queriendo escribir sobre este tema, ¡CORRE!, así lo he titulado.

He observado que cada vez más y más personas se unen a este buen hábito de correr, es saludable y además las personas que corren se sienten de maravilla. Unos corren para adelgazar y quemar calorías, otros para mantenerse en forma, otros porque les gusta hacerlo para desconectar, otros porque les aporta mayor calidad de vida, respiran mejor, sus músculos están tonificados, se sienten ágiles, vivos, motivados y por supuesto mucho más alegres y felices, pero aparte de esto existen otros detonantes.

Unos empiezan motivados por otros y lo hacen simplemente por el hecho de compartir una afición, afición que les va enganchando y gustando cada vez más. Empiezan por poquito y siguen cada día esforzándose por conseguir correr un poquito más. No saben qué les ocurre con ese gusanillo de correr, pero hasta con frío o con calor, salen a correr. Y verdaderamente admiro el sacrificio y la dedicación de este deporte. En realidad el deporte es sanísimo lo mires por donde lo mires. Ahora bien, a parte de todo esto y del por qué se corre, tendríamos que preguntarnos algo más, ¿qué hay tras esa necesidad de emprender la carrera? Quizá no haya ninguna necesidad, no sé, o quizá sí y esté encubierta tras esto.

A nivel esotérico el correr tiene otra lectura que quizá quieras contemplar. Correr en sí, es el impulso automático para la supervivencia, o te enfrentas (con los miedos, con la ira, con las inseguridades, con los problemas etc…) o corres. 
¿Corres para alcanzar metas , sueños, o corres para huir de algo, o corres porque  alguien o algo te acecha?

¿Se corre por temor, se corre por amor? Hazte esta pregunta

¿Se corre para  participar en la carrera de la vida, se corre porque se quiere dejar algo atrás? Plantéate esto.

Recuerdo una película muy emotiva en la que el protagonista se pasa la mayor parte de su vida corriendo y esto motiva a mucha gente a seguirlo, ¿te acuerdas de Forrest Gump? 
Hay un momento en la película en la que pronto para de correr, y la gente le pregunta, ¿por qué paras? Él no sabe que contestar a esto. Simplemente siente que ya llegó a su destino, a ese lugar de su mente en el que todo lo que le preocupaba dejó de tener importancia y que era momento de parar. Y a partir de ese momento nunca más corrió y se dedicó a otros quehaceres en su vida.

Correr ayuda mucho a que la ira, el miedo, las indecisiones, la incapacidad de expresar, ya sea amor, ya sea cualquier emoción de la vida se diluyan.

Cuando se corre durante largo rato, la mente deja de proyectar sus preocupaciones y es el cuerpo quien toma el mando. De alguna manera correr se puede asemejar a una meditación en la que la mente deja de llegar primero siempre y deja participar al cuerpo, ¿pero y el corazón? ¿Y las emociones?, ¿dónde se dejan en el la carrera?

Muchas personas me dicen que durante una carrera, miden sus fuerzas, su voluntad, su coraje, su aplomo, y se superan a ellas mismas, que no importa llegar primero sino el haber sido partícipe de esa carrera. Además, la carrera está llena de emoción, es como la vida misma y la emoción llega a ellos cuando las demás personas que miran su esfuerzo les aplauden, les animan y sienten entonces que verdaderamente están conectados con la vida. ¿Quizá el acto de correr haga que todas estas personas sientan que de ese modo sí forman parte de la vida que desean tener y se sienten con alta estima de esta manera?

Correr para muchas personas es una válvula de escape de los sinsabores de sus vidas, del poco reconocimiento y de tantas injusticias. Correr es darle libertad al cuerpo para expresar lo que hay en la mente, y se convierte uno en respiración y se exhala y se inhala para que la energía ascienda y diluya los impedimentos, de este modo no se retiene nada, se está en movimiento y con la sensación de estar VIVOS. Sólo hace falta que el que corre se dé cuenta de que algún día tendrá que parar, pues no se puede pasar la vida corriendo porque sí. Siempre hay un motivo por el que empezar a correr, como también hay otro por el que dejar de correr.

¡Si te hace feliz correr hazlo, CORRE!
ARTÍCULO DE LUHEMA, junio de 2012