MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 2 de marzo de 2020

QUIERO ENTENDER QUÉ TE SUCEDE



Cuando alguien está siempre enojado, de mal humor, suele ser por el resultado de una serie de sentimientos no expresados que se amontonan dentro hasta que por fin estallan. Siempre es mucho mejor comunicar nuestros sentimientos que reprimirlos. Las verdaderas relaciones ya sean de amigos, de pareja o de familia exigen una comunicación sincera, por más dolorosa que sea o por más miedo que cause. 

Nos creamos una recia armadura que nos debilita y con ello generamos un montón de miedo que se apodera de nosotros. Hay que liberar esa energía, porque el enojo o la rabia vuelta hacia fuera es solo eso, pero peor es tragar ese sentimiento porque se convierte en enfermedad. Lo mágico sería comenzar diciendo: «estoy enojado, pero quisiera no estarlo» de esta manera se asume la responsabilidad de tus sentimientos y esa forma de comunicación o de conversación puede convertirse en el poder curativo de las relaciones. 

©Luhema

miércoles, 26 de febrero de 2020

LA REENCARNACIÓN DE OMM SETI CON NACHO ARES

LA REENCARNACIÓN DE OMM SETI.
Nacho Ares, escritor, egiptólogo, historiador, director y presentador de Ser Historia, de la Cadena SER, nos habla en El Mundo de las Trece Lunas de una fascinante historia, la de Omm Seti.
Nacho Ares nos explica la vida de una mujer que ha protagonizado una de las historias relativamente recientes más fascinantes. Una mujer atraída por una percepción mística que la sitúa en Abydos (Egipto). Una extraña visionaria inglesa y una de las figuras más importantes entre egiptólogos y que además fue la primera egiptóloga trabajando para el Servicio de Antigüedades en Egipto. Dorothy Eady, más conocida como Omm Seti, está envuelta en un gran enigma, ella tenía revelaciones y predicciones que se iban comprobando. ¿Quién era esta mujer? ¿Qué le sucedió de niña? ¿Con quién tenía encuentros de alcoba? Descubre todo lo que Nacho Ares nos cuenta sobre Omm Seti, «la maga».

ESCUCHA ESTE PROGRAMA EN RADIO ALCOY CADENA SER EN ESTE ENLACE.

martes, 18 de febrero de 2020

IGNORAR


No me gusta dar consejos, porque no soy quién para hacerlo, me parece que todos estamos en disposición de equivocarnos, además eso forma parte de nuestro aprendizaje, pero Virginia me escribió planteándome una problema y aquí le dejé mi respuesta, la cual me permitió compartirla, pues es una pequeña reflexión de mi forma de entenderlo , más bien de sentir el tema de la indiferencia , cosa que yo creo que hemos sufrido casi todos en esta vida, bien ignorando o siendo los ignorados y que genera un sentimiento amargo en cualquiera de los dos casos. 

¿Ignorar genera karma? —Esa fue la pregunta de Virginia 

Ignorar como forma de no inmiscuirse en un problema en el que no nos sentimos a gusto, es diría yo, una vía de escape que seguramente, si la esquivamos, la vida nos vuelva a poner delante, y quizá es la excusa por no estar lo suficientemente preparados para acometer una responsabilidad. 

Ahora bien, ¿por qué se ignora? 
  • Ignoras cuando no puedes arreglar una situación por más que lo intentes. 
  • Ignoras cuando quieres huir, cuando algo te duele, cuando no soportas al otro por mil y una circunstancia; porque es diferente, por raza, por religión, porque no aceptas su forma de ser, de sentir. 
  • Ignoras cuando no quieres que forme parte de tu vida. 
  • Ignoras cuando estás cansado de sufrir. 
  • Tomas la decisión de ignorar (a una persona o personas, también  situaciones, cuando deseas liberarte). 
  • Muchas personas prefieren ignorar que ponerle solución. 
  • Se ignora para castigar a otra persona. 
  • Se ignora también como método de autoprotección. 

Al final uno es responsable de su vida, del grado de sufrimiento que siente o que genera. Al final, solo se trata de la percepción sobre el asunto y de lo que uno siente cuando es ignorado o ignora. Ahora bien, hay muchos matices. Porque por ejemplo, ¿por qué tendemos a ignorar al otro? 

El que ignora lleva a la acción un acto, un sentimiento que puede causar dolor al otro, aunque como he dicho cada persona gestiona ese dolor como sabe o como puede. Y entiéndeme bien, cada uno es responsable del dolor que se causa a sí mismo. Para que ese «ignorar» no cause «karma» como dices, uno debe de haber resuelto dicha emoción en su corazón haciendo un ejercicio de desapego y perdón incluso hacia uno mismo. 

Pero muchas veces la persona que se siente ignorada, desplazada, no comprende el porqué de esa actitud hacia él, y si no hay ninguna causa justificada para ello todavía entiende menos esa situación, y entonces sobreviene el dolor emocional al sentir el arañazo de la indiferencia. 

Y respondiéndote, ¡claro que hay aprendizaje, y muy brutal!, por un lado el que se siente ignorado tiene que asumir la situación, por mal que le pese, y aceptarlo para minimizar el dolor emocional de que no le importamos a la otra persona quizá por algo que hemos dicho, quizá por quien somos, o posiblemente debido a un comportamiento y muchas veces hasta por un mal entendido. 

Para mí ignorar a una persona o grupo de personas, es una manera de menosprecio que genera mucho dolor y tristeza, que puede desembocar en ira, resentimiento e incluso odio. Cuando un ser humano ama a otro no cabe la indiferencia, esa es mi forma de pensar. Pero cuando el dolor que se siente al ser ignorado es capaz de mermar tu vida, debes ir hacia adentro y reflexionar, aunque te aconsejo que tampoco seas cruel contigo mismo porque a veces tampoco es algo a lo que le puedas poner remedio ya que por ejemplo; no le puedes caer bien a todo el mundo, eso es así. Ahora bien, fortalece tu autoestima desde la humildad, y no contemples esa situación como el motivo para entrar en el nocivo grado de victimismo o ira que te abocará a tener resentimiento y endurecerá tu corazón. 

©Luhema

jueves, 13 de febrero de 2020

EL ENCANTO DE SESHAT.

Foto de Luhema. Templo de Luxor

Es imposible para mí, amante de la escritura y de los libros, no sentirme atraída por esta figura del antiguo Egipto y más aún, no sentirme inspirada por ella. Es tanto mi interés, que me seduce la idea de conocer los atributos de esta figura y perderme entre los libros de mitología egipcia para investigar su historia. Seshat, señora de los libros, protectora de bibliotecas, diosa de la escritura y la lectura. Diosa de la arquitectura, escriba de faraones, diosa del destino, mecenas de la contabilidad, de los censos… ¿Qué os parece?...

Fijaos así la representan en los templos. 
Foto de Luhema
Esta foto está hecha en el templo de Luxor y tras nosotros se encuentra el Dios Thot y Seshat. Os quiero hablar de esta diosa. Ella era la esencia de la intuición cósmica, creando la geometría de los cielos junto con Thoth. Si podéis ampliar la foto, veréis que en su vestido están grabadas las estrellas, símbolo de la eternidad. Su tocado es también muy especial y se ha querido dar explicación razonable al sugerente simbolismo de su corona, pero no es algo que se ha podido constatar certeramente así que puede representar una flor estilizada, o una estrella de siete puntas. Seshat de pie y bajo ella un conjunto de cuernos girados hacia abajo. Los cuernos pueden haber sido originalmente una media luna. Seshat fue originalmente la deificación del concepto de sabiduría, y así se convirtió en una diosa de la escritura, la astronomía, la astrología, la arquitectura y las matemáticas.
Foto de Luhema. Templo de Luxor
Sabemos que todo en Egipto es dual de modo que, partiendo de este concepto, se puede considerar a Seshat como el aspecto femenino de Thoth. Los egipcios creían que ella inventó la escritura, mientras que Thoth enseñó a escribir a la humanidad. Ella era conocida como “Señora de la Casa de los Libros”, lo que indica que también se ocupó de la biblioteca de hechizos y pergaminos de Thoth. Se la solía representar como escriba del faraón, anotando sobre las hojas del Árbol de la Vida, el árbol sagrado de Heliópolis, todos los logros que este había conseguido durante sus años de reinado.

Ella es la patrona de las bibliotecas y de todas las formas de escritura, incluidos el censo y el trabajo contable. Seshat fue la única mujer que se ha hallado (hasta ahora) en realidad escribiendo. Se ha encontrado a otras mujeres sosteniendo el pincel y la paleta de escritura de un escriba, lo que demuestra que pueden leer y escribir, pero estas mujeres nunca se mostraron en el acto de escribir. Como diosa de la escritura, fue vista como una escriba y encargada del registro, y su nombre en sí mismo significa “ella” que escribe (es decir, “la que es escriba”)[1].

“El estiramiento de la cuerda” 
en la pared suroeste de la pronaos 
del templo del dios halcón Horus en Edfú.
 Foto de Luhema
Ella estaba asociada a la ceremonia conocida como el « Estiramiento de la Cuerda» el «Pedj shes», para medir las dimensiones de los edificios y orientarlos con referencia al cosmos y así ganar los favores correspondientes. Ella era conocida como la Señora de la Casa de Arquitectos. Siguiendo la ritualística egipcia que conocemos se tenía que elegir el lugar astronómicamente y realizar el ritual del “Estiramiento de la cuerda“. Consistía en medir, calcular y orientar las mediciones sobre un terreno que previamente había sido determinado como sagrado y en los que posteriormente se levantaría la construcción de acuerdo con las proporciones cósmicas. Para ello utilizaban un instrumento denominado “Merkhet”. Emitían sus cálculos basándose en la observación de las estrellas y bajo la advocación de la Diosa Seshat, “Señora de los libros”, “Señora de la Escritura”, “Señora del destino”, “Protectora de las Bibliotecas” y quien tenía la capacidad de adaptar magnitudes cósmicas a tamaños menores. Seshat es la esposa del dios Ibis Thot y en contra posición de la sabiduría metafísica de su esposo, ella representa la sabiduría empírica y matemática.[2]

Luhema





[1] Juan Antonio Belmonte Avilés
[2] Admin,Xavi Bonet

viernes, 31 de enero de 2020

El magnífico retrato de Tutankhamón sobre una flor de loto



Hablar del museo del Cairo  en la plaza Tahrires entrar a contemplar pedazos de la historia de Egipto cargada de una extraña magia que nos acompaña durante toda la visita. Y hoy quiero destacar de entre la gran cantidad de piezas, importantísimas todas ellas, ésta: El magnífico retrato de Tutankhamón sobre una flor de loto. Para mí es de una elegancia suprema. 

Se trata de un sofisticado talismán, en su base un loto azul, aludiendo al Alto Egipto. Esta planta siempre ha sido ofrendada para los dioses elevando así a la figura de Tutankhamón a dicho rango, además alude a la belleza, a la vida, a la regeneración, sumado al carácter sensual y mágico que aporta la fragancia del loto. Y si seguimos hablando del loto azul, tiene una particularidad, y es que su flor se abre a la luz del alba, para luego cerrarse en la oscuridad y volver a abrirse a la salida del sol, por lo tanto, el rey está cada día tomando el impulso para elevarse y poner en marcha la vida. 
Foto de Luhema

Esta pieza mide 30cm de alto (flor incluida), pertenece al ajuar funerario del rey Tutankhamón niño, y está tallada en madera, enyesada y pintada en caliente, lo que hace que los colores sean tan espectaculares, y fue encontrada en su tumba en el Valle de los Reyes. Esta talla tiene tres lecturas, el loto saliendo del agua primordial, el loto azul y el retrato de Tutankhamón, es decir; la talla plasma en tres dimensiones la transformación de Tutankhamón en flor de loto, para así poder emerger de la oscuridad de la muerte a la luz de la existencia. 
Ahora nos fijaremos en su cara de rasgos aniñados, de leve sonrisa, de labios carnosos, nariz delicada. Los ojos muy perfilados llaman la atención porque en el fondo del ojo se emularon las pequeñas venas del globo ocular. En la cabeza se puede ver como un leve punteo debido al afeitado del cabello, las orejas perforadas están muy bien definidas, en la de la izquierda, todavía permanece el resto de uno de los pendientes y un pequeño pero no menos interesante detalle, su cabeza alargada. 

Foto de Luhema
Y si ya de por sí a mí me entusiasma esta cultura y aprender continuamente de ella, la pasión con la que nuestro guía en Egipto, Jacobo, explicaba detalladamente cada pormenor, cada rasgo y su historia, la pasión que se le veía en su cara todavía alimentó más mis ganas por seguir aprendiendo y disfrutando de la civilización egipcia, única entre las antiguas culturas del Mediterráneo que se desarrolló durante más de tres mil años, manteniendo su sello de identidad. Así que seguiré aprendiendo, adentrándome en los misterios de Egipto. sta es una breve descripción de esta talla, su descubrimiento trajo alguna que otra controversia. Bueno, ahí lo dejo para quien quiera seguir investigando…) 

©Luhema

jueves, 23 de enero de 2020

EL ENIGMÁTICO SERAPEUM DE SAQQARA.




EL ENIGMÁTICO SERAPEUM DE SAQQARA. 

Una de las experiencias de tantas que se pueden vivir en un país del que estoy enamorada como es Egipto es adentrarse en el Serapeum. Primero os digo que está situado en el complejo de Saqqara o Serapeum de Menfis. Se dice que allí, bajo 12 metros de arena del Sahara se enterraron a los toros Apis. El nombre Serapeum fue dado por el historiador griego Estrabón, al asociar Apis a Serapis. 

Si adentrarse en la gran pirámide es una experiencia brutal que ya os contaré algún día, os digo que penetrar bajo las arenas del desierto a doce metros de profundidad es una de las experiencias más increíbles y sobrecogedoras. La condensación en el ambiente se va notando conforme te adentras por el largo pasillo en el que se encuentran las 24 cámaras laterales donde se descubren los sarcófagos de basalto, granito negro de cuatro metros de longitud y de aproximadamente 70 u 80 toneladas. Y te preguntas; ¿cómo pudieron colocar esos sarcófagos y con qué propósito?, pues hay en ellos un brillo pulido y una perfección en sus ángulos que sorprende. Además, cuenta el arqueólogo Auguste Mariette, descubridor en 1850 de este lugar (que no puedo ni imaginar lo que sintió y la impresión que le pudo causar este lugar), que tras una explosión que acometieron con dinamita para abrir una de las tapas del sarcófago se hizo el vacío, cosa inaudita, absorbió la explosión hacia el interior del cubículo. Así que los misterios que rodean al Serapeum no dejan de sorprendernos y desde luego pertenece a uno de los misterios de la cultura egipcia. 

También se encontró en este sitio la famosa estatua del «escriba sentado que está en el Louvre, además se considera una de las más bellas esculturas egipcias, y si nos fijamos bien en sus ojos, están mirando al horizonte esperando la inspiración, el mensaje de los dioses y traspasando la eternidad. 

Mi sensación fue muy fuerte, como si allí todavía quedara una energía extraña, quizá no sabría bien cómo definirla, pero nada parecido a lo he podido experimentar con anterioridad. En un principio, incómoda, demasiado densa, intensa, abrumadora…

¿En verdad se enterraron en esas moles los bueyes Apis (como dicen los arqueólogos), cuando nunca se encontró ningún vestigio de ello? ¿Quizá esos contenedores encerraban otra cosa distinta? ¿Podría ser que estas enormes cajas de durísimo granito negro fueran anteriores a la civilización egipcia?... ¿Se sabrá algún día lo que fue este recinto, el Serapeum? 





©Luhema


lunes, 20 de enero de 2020

Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos.



Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos. 


En verdad yo tenía conocimiento de esta frase que nos fue recordada por Jacobo, el guía que estuvo con nosotros en nuestro último viaje a Egipto estas navidades. Y la verdad sea dicha, cuánta sabiduría nos aportó citando frases como esta. Mil gracias por todo Jacobo. (Nuestro Guía Copto)
Y bueno, seguro que si conoces algo del evangelio también la habrás escuchado. Está concretamente en Corintios 1,27. Una frase que puede crear controversia, « Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos ». 

Una frase que hace bajar los humos a los soberbios, a los que se creen que están preparados porque quizá han tenido la suerte de tener las condiciones óptimas para estudiar, para enfocarse, y estar seguros de sus posibilidades. Una frase para aquellos que siempre pretenden estar por encima del otro por su estatus, por su condición social. 

Hoy en día nos dicen; prepárate para tener éxito, para conseguir un buen trabajo, pero la preparación no siempre aporta los conocimientos suficientes para ser una persona con unos cimientos y un cuerpo emocional estable, de hecho cada vez más se necesita de asesores como los "coach" parara crecer desde la adversidad y sortear aquello con lo que no has podido enfrentarte, porque se excluye de esa «preparación» irracional a la que no has accedido. 

Ahora atiéndeme bien, voy a utilizar la palabra Dios, pero podría utilizar cualquier otra, Universo, conciencia, etc… Dios NO nos pregunta ¿Eres Capaz, estás suficientemente preparado? Sino, más bien ¿estás dispuesto? 

Nunca se está lo suficientemente preparado… Yo por ejemplo, cuando recibí la propuesta para dirigir el programa de radio «El Mundo de las Trece Lunas» me hice esta misma pregunta; ¿estoy suficientemente preparada? Y mi respuesta fue que no, no lo estaba, pero sí estaba dispuesta a aprender, a equivocarme, a ilusionarme y a tirar para adelante como se suele decir. No lo pensé demasiado, más bien lo sentí. Y así fue como lo hice, me sentía dispuesta. Y la vida, las oportunidades, el destino, la fe, la confianza en ti mismo y también los fracasos te van preparando, y eso es para mí a lo que se refiere esta frase; « Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos », y lo hace mediante las cosas que nos pasan en la vida, por ejemplo; cuando afrontamos los problemas, la enfermedad, los nuevos proyectos, los retos, cuando verdaderamente es nuestro corazón el que nos guía hacia nuestro destino sin preguntarnos o sin cuestionarnos si podremos, cuando vencemos los miedos . Ahí es cuando Dios nos elige, nos elige para que aprendamos con la fe puesta en nosotros mismos. 

©Luhema

jueves, 16 de enero de 2020

Aprende a recibir. Recibir es importante



Aprende a recibir. Recibir es importante. 

Acabamos de salir de unas fechas en las que hemos pensado mucho en los demás, hemos intentado sacar tiempo para la familia, hemos hecho regalos e incluso nos ha salido la “vena” caritativa. 
Dar es precioso, nos enriquece, es sano y además es una actitud que embellece a las personas y al mundo, y deseo de todo corazón que esa característica de «dar» en todo el amplio sentido de la palabra, de ofrecer de corazón, nunca se desvanezca. Ahora bien, recuerda que recibir también es necesario y además y recalco NO ES EGOÍSTA. 

No siempre damos cosas materiales, damos nuestro tiempo, nuestra energía, nuestra escucha, damos uno o mil abrazos, damos nuestros consejos, pero siempre salta un resorte dentro de nosotros que aun no queriendo también queremos recibir, deseamos ser correspondidos, por lo menos con lo mismo o con el mismo afecto que nosotros entregamos y esto a veces no es reciproco, no sucede. Sin embargo hay personas que lo de «recibir» lo tienen absolutamente vetado por su subconsciente, como si recibir fuera algo malo. 

Estas personas que no se permiten recibir o que literalmente no reciben esa carga de energía positiva de los demás, de la gente más próxima a ellos, suelen agotarse emocionalmente porque llevan mucho tiempo dando. Se cansan de la vida, no se sienten apreciados y empiezan a enfermar primeramente sintiendo dolores, porque como dije agotan sus víveres y comienza ahí su descenso a los infiernos por la carencia de amor, y no es que sea tal, sino que su estado emocional bajo mínimos no les deja percibir que incluso el disfrute de un paseo les puede llenar el alma de amor, por ejemplo. 

Todos precisamos de un equilibrio entre «el dar y el recibir» porque si no es así necesitaremos un tiempo extra para descansar, para llenar nuestro vacío, para llenarnos de amor. Y ya que dar es una necesidad humana, también hay que aprender a recibir; recibir los regalos de la vida, de la naturaleza, de una sonrisa, de un ¿cómo estás?, de una mirada, e incluso aprender a recibir los sinsabores de la vida que nos harán crecer y aprender. No siempre se recibe como uno quiere. 

Cada vez que tú te regalas algo y no tiene por qué ser algo material, tu cuerpo emocional lo multiplica, lo amplifica, sintiendo bienestar entonces, entiende que para poder seguir dando tienes que llenarte, llenarte de ti para no esperar nada a cambio. ¿Me has comprendido? 

Ahora aprende a regalarte y a recibir de ti esos momentos de calma, o de locura. 
Momentos en los que puedas llenarte de energía positiva. Encuentra tu mejor fórmula, vuelve a hacer  magia en ti. Y pide ayuda si así lo necesitas. Y explica cómo te sientes. Permítete en mayúsculas. 

©Luhema

jueves, 14 de noviembre de 2019

NO HACER



Si te digo no hagas nada, seguro que piensas que no es lo correcto. 

Bien, para nosotros los occidentales, es normal y natural estar siempre ocupando la mente con algo. Vivimos saturados, llenos de actividades, sensaciones, pensamientos y cuando no estamos haciendo nada, cosa que tampoco sabemos hacer bien, pensamos que estamos perdiendo el tiempo. 

Si te digo; « quédate quieto, no hagas porque; no hacer es hacer», seguro que no lo entiendes, porque en realidad son valores y actitudes que entran en contradicción con nuestra mentalidad occidental, pero atiéndeme bien este «no hacer» permite cultivar un mayor equilibrio emocional. Con este postulado, no te estoy diciendo que no te ocupes de las situaciones, o que seas pasivo ante ellas, sino más bien que permitas que tu mente se quiete para que perciba la sincronicidad y el flujo de la realidad porque todo cambia constantemente y ese impás se consigue desde una mente aquietada, serena y tranquila. Este concepto que pertenece al taoísmo se denomina, Wu weiy para llevarlo a cabo, es imprescindible vivir una vida sencilla, ser conscientes de lo que tenemos, de dónde estamos, de lo que somos. En realidad de enfocarnos en el presente, porque eso nos dará satisfacción y motivos para seguir alcanzando y sosteniendo nuestra felicidad, en lugar de lamentarnos por lo que no hemos logrado, por lo que no poseemos, o por lo que vemos tan lejano y que no podemos alcanzar, ya que eso genera ansiedad y bloquea nuestro presente. 

MI REFLEXIÓN. 

Si te sirve de algo, cuando te venga un problema piensa que es una creación, y que todo tiene una solución. No hagas un esfuerzo mental para querer resolverlo, dominarlo. No lo representes en tu mente una y otra vez, la idea es que se diluya solo, no lo alimentes con suposiciones, con intranquilidad. Simplemente adopta una actitud de observación, una actitud de corazón, y aunque sabemos que no podemos tener el control de todos los acontecimientos la «no acción» allana el camino por la vida, siendo así más relajado. 



Yo aprendí que a veces quedarte quieto, no hacer es hacer, 
dejar que el tiempo sane las heridas, 
que el viento lleve y traiga. 
Dejar que el alma se regenere, dejar que la emoción se aquiete. 
No hacer para quererme, para cuidarme, 
para permitir que el bálsamo de la vida me penetre. 

Entonces, solo entonces, pude ver mi rostro, mi auténtico rostro,
 solo entonces entiendes, comprendes y perdonas. 
Solo entonces encuentras la paz interior, 
solo entonces percibes que los problemas, aquellos que parecían un gigante,
 se convierten en una mota de polvo arrastrada por el viento y
 nada tiene esa importancia tan grave 
para que te desestabilice y te aleje de tu centro. 
yo aprendí a NO HACER.

©Luhema

lunes, 28 de octubre de 2019

UNA REALIDAD.




Por regla general caminamos por nuestra vida sin pensar que continuamente se están produciendo cambios, sin pensar que se están entretejiendo situaciones, y encuentros con personas que ni imaginamos. 

Hace mucho tiempo, cuando empezaba a leer algunos libros de metafísica, espiritualidad, no podía ni pensar que aquellas palabras tuvieran el calado que están teniendo en la actualidad. Cuando se hablaba de emociones, de sentimientos, de recuperar el poder, de sanar el linaje, de la multidimensionalidad de esos « Mensajeros del Alba». De que el ser humano estaba abriendo su banco de memorias, que todo lo no resuelto saldría a la luz, que repetiríamos hasta aprender, que ya no se podrían esconder los dramas bajo la alfombra como si fueran polvo viejo, como si ya no los quisieras ver más, de hecho sacar a la luz esos sentimientos podrían hacerte llegar a ver o darte cuenta de algo nuevo. Que estaríamos implicados en nuestros dramas, en nuestra sanación, y que todo eso sería una buena noticia, que podríamos co- crear nuestra realidad, que las sincronicidades estarían a pie de calle… en fin…Parecía toda una utopía, pero me doy cuenta que todos nosotros, y todos aquellos que nos precedieron fueron y fuimos el caldo de cultivo para que hoy en día estemos viendo que eso, que todos aquellos postulados  están siendo una realidad.  Que ahora  te encuentras con personas que les interesa hablar de esos temas, que quieren profundizar en ellos, que ven otras alternativas..., que han pasado de pensar a sentir. 
Ahora visto desde la distancia; más de treinta años, me emociono mucho, y sin pretensiones de nada más y con total humildad considero que hubo una avanzadilla que preparó el terreno, que aun por encima de controversias y dificultades fuimos «sembradores de lotos» aportando nuestro granito de arena, nuestra visión de las cosas, nuestros sentimientos, nuestras experiencias, nuestra espiritualidad, y aunque muchos nos tildaron de locos nuestra integridad estaba  y sigue estando intacta. Que todo aquello de lo que hablamos entre círculos pequeños no se lo llevó el viento o sí, seguramente para que germinara.

Ahora puedo comprobar que en efecto, que a través del sentimiento las personas están resolviendo sus conflictos, que las mujeres están encontrando su feminidad sagrada, que los sucesos se aceleran, que las consciencias se despiertan, aunque poco a poco, y que a medida que se evoluciona espiritualmente la comprensión de la vida y de uno mismo se agranda. Que las habilidades, los talentos llegan y se expresan con más facilidad, que tenemos un Yo espiritual más presente que nunca, que pasamos de pensar tanto para sentir más…Y, aunque se aprecia este atisbo de cambios en el ser humano todavía quedan muchos «lotos que sembrar». Todavía todos debemos someternos a un gran examen interior, necesitamos trabajar juntos cada uno aportando su don, manejando la empatía, el valor del ser humano, el amor. Porque cuando experimentemos de qué estamos hechos nos daremos cuenta de muchas cosas. 

Solo una visión, una reflexión…
© Luhema


Se me olvidó contarte una cosita… Atiéndeme.



Se me olvidó contarte una cosita… Atiéndeme. 

Quizá tengas dudas, pero no. No debes tenerlas. ¿Sabes que tienes un poder más grande de lo que imaginas? Y te preguntarás de qué hablo. Pues bien, hoy quiero recordarte algo importante que puede que hayas olvidado porque tanto trajín, tantos problemas con los que lidiar, tanta desilusión tal vez haya hecho que perdieras de vista esto. 

Nuestro poder «lo es todo», es tan único como tú. De él depende que nosotros podamos salir victoriosos, que podamos aprender de nuestros errores, que sintamos la fuerza para superarlo todo, pero a veces olvidamos del poder del que estamos hechos, dejamos de lado esa fuerza, la cedemos, la hacemos mil pedazos y también la menospreciamos. El poder del que te hablo es puro, es mágico, tanto que es capaz de iluminar como un faro con su luz la noche más profunda. Yo misma he ahogado ese poder en alguna que otra ocasión, me he roto por dentro y me he desesperado. Por eso puedo hablarte de este tema, porque tengo conocimiento de causa. 

Mira dentro de ti, no busques teorías, no busques respuestas, solo mira dentro de ti, y respira, respírate. Sé que en ese silencio, en ese respirar hacia adentro puede haber desorden, caos, llanto. Pero no le temas a esa sensación, te aseguro que si sigues adelante al final conseguirás quitar muchas capas de piel muerta y podrás rescatarte a ti misma de las tristezas, de las ansiedades, porque eres la luz que brilla en la inmensidad de tu mundo. Tú tienes un inmenso poder, que es «la toma de conciencia» que te empuja a sentir, a tratar con el miedo enraizado y a sanar, cree en ti, y aunque desfallezcas por momentos y creas que no vas a poder más, no desistas porque tras la maleza está la luz. 
Quizá sea una de las cosas más difíciles de lograr, pero debes llegar al cofre de tu corazón. Ves, ya te he desvelado dónde se encuentra el poder, ahora, cuando llegues allí te encontrarás con esa oleada de luz, tómala sin esfuerzo, con alegría, con agradecimiento. Siente la abundancia y el amor y,  cómo se expresa a través de tu ser. Ahora ya sabes de lo que te hablo, ahora haz las cosas desde el corazón, mira desde el corazón, proyecta tu vida desde el influjo de tu corazón, vive de acuerdo a él y tu energía se avivará por momentos. Confía en ti mismo y en tu poder, recuerda de qué estamos hechos, tu corazón te lo contó en ese encuentro que tuvisteis. 

© Luhema