MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 21 de septiembre de 2020

CUANDO YA NO PUEDES MÁS... LA TEMIBLE ANSIEDAD

 

Cuando ya no puedo más… La temible ansiedad.


Sé que habrá muchas personas que estarán sufriendo ansiedad, y más en estos tiempos que corren. La incertidumbre de no saber lo que va ocurrir genera en las personas más metódicas mucha angustia. No controlar, no saber por dónde irá, que nos deparará el futuro, la economía, la educación de los hijos y por si fuera poco la incertidumbre o la sombra de la enfermedad por causa de la pandemia que estamos viviendo,  y no nos olvidemos, de las ya existentes dolencias, que es la gota que colma el vaso. Pero voy a intentar poner un poco de armonía a todo este caos que muchos sufren.

 Cuando la sensación de angustia e incertidumbre pasa de ser por momentos puntuales como; una cita médica, un examen, una entrevista de trabajo, una situación nueva, y pasa a formar parte del día a día, de la cotidianidad, es cuando saltan las alarmas. Hemos llegado a un punto en el que nos sentimos superados…

 Cuando uno experimenta la ansiedad, no valen los consejos, es un monstruo que crece en el interior de uno y que nos atrapa en una espiral de la que difícilmente podemos escapar, a no ser que entendamos las causas y que le pongamos freno a nuestra mente, a nuestros pensamientos repetitivos o tal vez tóxicos. Todo pensamiento cargado de miedo excesivo y preocupación si se sostiene en el tiempo, provoca irremediablemente la temible ansiedad.

Hay ciertos rasgos de personalidad que contribuyen a que suframos de ansiedad. La baja autoestima nos coloca en el punto de mira, los problemas no afrontados, el temor que se retroalimenta de las inseguridades son parte de las causas que nos generan esa sobre exposición a la sensibilidad y al malestar. Por supuesto, no saber poner los límites de respeto y de tolerancia también, porque no solo las situaciones nos generan estrés, las personas que nos rodean bien sea familia, amigos, compañeros de trabajo e incluso la pareja, pueden también provocarla. Las actitudes y comportamientos de otras personas, la forma en la que se comunican con nosotros, por ejemplo; si tu eres más tranquila y la persona en cuestión es extrovertida, muy habladora, o no piensa lo que dice y lo suelta todo sin más… provoca un  impacto de personalidades que  puede llegar a sobre cargarnos y si no expresamos nuestro malestar pues, llegamos al agotamiento que también es otra vía por la que transcurre la ansiedad.

Y ni que decir tiene que la persona que está pasando por cualquier enfermedad, como diabetes, alzhéimer, cáncer, fibromialgia, covid…, está sufriendo ansiedad en mayor o menor medida, y es más que normal.  Pero saltando este punto, hay datos y estudios que dicen que hay una proteína encargada de regular la serotonina y, su mal funcionamiento genera una hiperactivación  de la amígdala y por eso la sensación de alarma, de miedo, de angustia y de inquietud  no se disuade.

 Así que lo primero que debiéramos de entender es, que la ansiedad, forma parte de nosotros y que difícilmente puede desaparecer del todo. Hay diferentes causas tras esta sensación que la hiperactiva. Entonces, entendamos las causas, bien sean físicas, mentales, emocionales, de personalidad, genéticas, y procuremos que ese monstruo no se enfurezca hasta el punto de que perdamos el control de nuestra vida.

 Expresar cómo nos sentimos es una pequeña válvula de escape que nos hará sentir más ligeros y  sin tanta carga emocional.

 Priorizar en nuestro equilibrio emocional siempre será una buena opción.

Aceptar a cada quien como es.

Respetar, escuchar, es la base para generar armonía equilibradora.

Quiérete y libérate de presiones.

 Ten puesta la esperanza en el presente.

©Luhema

jueves, 3 de septiembre de 2020

PEQUEÑOS DETALLES

 

Pequeños detalles .



Si os dijese que este vestido es de un afamado diseñador de alta costura, seguro que podríais creerlo. Pero no, no lo es. Este espectacular y sensual vestido, con red de cuentas cilíndricas y collar amplio es de la época del faraón Keops, y apareció en Giza, concretamente en la tumba G7440Z.

Yo me imagino a una mujer caminando de forma muy sinuosa y envolviéndola el sonido de las cuentas de su vestido perfumada con esencia de loto.   

La moda en el antiguo Egipto es más que tendencia, es tradición, aun así, los antiguos egipcios; príncipes, escribas, sacerdotes y todos los que pudieran costeárselo, rendían culto a la belleza, de hecho, se adornaban con joyas, pelucas, tocados y perfumes de los más exquisitos.

Foto de Luhema 
(Museo del Cairo, Museo de Antiguedades Egipcias)

En esta foto podemos ver a una mujer, una portadora de ofrendas para la eternidad de 2.000 años a.C, ricamente ataviada con «un vestido similar al expuesto» en la primera fotografía, con brazaletes en tobillos y muñecas y, si os fijáis, tiene las uñas de los pies con esmalte, las axilas bien depiladas y por supuesto, muy bien maquillada. Lleva en su mano derecha agarrado por las alas a un pato vivo y en equilibrio sobre su cabeza una cesta con alimentos.  También es de destacar, la intensidad de su mirada, que por lo menos a mí, me remonta a aquellos tiempos.

Esta escultura es bellísima, estuve contemplando todos sus detalles largo tiempo, hay figuras que al estar frente a ellas te hablan, te cuentan una historia, y es que Egipto tiene Heka, tiene magia que todavía perdura.  

Y como nota, he de decir que la presencia de estas estatuas, portadoras de ofrendas en las tumbas, garantizaba el abastecimiento del difunto para siempre.

© Luhema

martes, 21 de julio de 2020

CUANDO EL MUNDO TE PESE DEMASIADO



Cuando el mundo te pese demasiado.

Dedicado a todas esas mujeres y hombres que están pasando por un bache en su vida.

«No soy un ave fénix que renace de sus cenizas, sino una mujer con una fuerza brutal que logró salir de los infiernos».
Chavela Vargas


Sé que te sientes débil, que algunas noches se hacen demasiado largas, que el miedo te araña, que ya dejaste de preguntarte; por qué a ti y por qué en este momento. Y que la rabia dejó paso al llanto. Sé que no puedes más, lo sé y sé que te sientes morir por dentro y que por momentos tienes ganas de tirar la toalla, de abandonar esta lucha, pero; ¡y si te dijera que la luz vence a la oscuridad siempre, y que cuando lo ves todo negro es cuando está apunto de amanecer! Puede que estas palabras que voy a decirte a continuación no las entiendas, pero, qué precioso sería recordar nuestros acuerdos del alma, porque así podríamos comprender más por lo que estamos pasando. 

Cuando el mundo te pese, cuando tengas ganas de rendirte, cierra los ojos y pon la mano en tu pecho, y siente los latidos de tu corazón porque ese sentir te aportará paz interior que es el mayor bálsamo con el que contamos. Siente que no todo en tu vida ha sido difícil, que te has reído con todas tus ganas, que sigues amando, que siempre valió la pena, todo y, que no eres débil sino todo lo contrario… Ahora mismo en ese silencio puedo verte, no hacen falta más palabras, puedo sentirte, pues hay un lenguaje universal en el silencio que nos acerca, porque todos estamos hechos de la misma esencia, de ese polvo de estrellas, esas mismas que nos iluminan en las noches oscuras del alma y a las que miramos esperanzados y a las que contamos nuestros secretos y nuestros anhelos. Así que sigue adelante, sécate las lágrimas, abrázate bien fuerte y honra el proceso por el que estás pasando, porque hasta en lo más profundo del abismo te habitas y sin apenas pensarlo allí la vida te regala enseñanzas para volver a construirte más ligera, más liviana, con menos cargas y con los ojos llenos de una luz similar al brillo de las estrellas en el firmamento. 

Cuando te parezca que el camino es oscuro recuerda que tú eres la luz. 

© Luhema


lunes, 20 de julio de 2020

DEJA QUE TUS HERIDAS TE HABLEN.




¡Claro!, ahora pasado el tiempo pienso que, si me hubiera querido más, no hubiera hecho más de cuatro cosas. Pero también pienso que esas situaciones que he vivido me han forjado mi carácter y forma de ser, y me han enseñado a ver, a sentir más aún y a no pasar por la superficie de la vida, sin más. Ahora ya no me sirven los reproches; (si hubiera hecho… Si hubiera dicho…) pero sí creo, que esta reflexión que lanzo al universo, y como bien se sabe que el efecto mariposa tiene un poder inmenso ya que «el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo», puede servirle a alguien. Este es mi aleteo. 

Siempre creí que yo me amaba lo suficiente hasta que vi como en un sueño, todas mis heridas por el cuerpo. Unas me las causé yo misma, otras incluían el sello de la vida, otras tenían nombre y apellidos, otras estaban todavía abiertas, sangrantes, y sin embargo, otras cicatrices se apreciaban muy tímidamente. 

Tuve la necesidad de entrar en mi silencio y dejar que ellas, mis propias heridas me hablaran y lo hice, di permiso para que ellas comenzaran a contarme y a la par, a sanarme. Me sorprendí, pues no sabía que estaba tan lastimada. 

Miré mi cuerpo con ternura, y con mis dedos y muy suavemente comencé a acariciar uno de los surcos de mi piel. Un sentimiento de delicadeza me sobrevino, al tiempo que sentí como un susurro que me decía; — sí, soy yo, te marqué a muy tierna edad, fue inevitable, ya hace mucho tiempo de ello, pero sé que me recuerdas, sentiste un fuerte arañazo, lo sé, pero te has repuesto de ello. ¡Gracias! 

Respiré profundo y sentí como otra de mis cicatrices se hacía brillante, pasé mi mano por ella y en la intimidad me contó que fue la malicia de otras personas la que provocó ese surco en mi piel, ella utilizando mi inocencia de niña, me abordó por sorpresa y me dolió, porque no entendía el porqué de ese ataque tan gratuito, pero ahí estuvo el amor de mi familia que me ayudó a comprender y a sobreponerme, y esa cicatriz al instante se cerró porque es lo que tiene la inocencia, que no guarda rencor, y vino a decirme que no hay nada tan grave, y que mi corazón no había perdido el rumbo. Gracias —le dije. 

Obviamente, destacaba de entre todas, una herida que tenía próxima al corazón, y esa sí que seguía siendo profunda, pero de ella nacían rosas hermosas. ¡Claro!, fueron muchas lágrimas las que regaron esa herida que está tatuada en mi alma. Supongo que todos nosotros llevamos una igual o similar, sobre todo cuando la vida nos arrebata a las personas que más queremos. Cerré los ojos y recordé su presencia siempre viva en mí y le sonreí. 

Pero bueno, como dije, «todos» tenemos cicatrices en el alma que son como las huellas dactilares que nos diferencian, son los surcos por los que nuestras emociones circulan dejando un mapa de ruta por el que transitamos; unas veces mejor, y otras cometiendo muchos errores que las acrecientan. Muchas de las heridas que me infringí, supongo que las podía haber evitado quizá, si me hubiera amado mucho más,  si no hubiera entrado en ciertos conflictos que al final me robaron la calma, porque pasado el tiempo, ves que nada es tan grave y que nada merece perder la calma, y que la ansiedad resta vida, y resta años, resta sueños, resta perspectiva para poder ver a lo lejos. Probablemente, si no hubiese sido tan exigente conmigo misma hubiera sufrido menos y llorado menos. Pero así es la vida, nadie nace aprendido… la vida, las emociones tienen que pasar por ti. 

Pero no importa, el espejo del alma tarde o temprano te muestra todas tus cicatrices, para que leas las lecciones de vida, para que te sanes, para que veas lo que te hace daño y tengas la precaución de no caer en los viejos errores del pasado.
Las heridas, ellas, también te enseñan que puedes perdonarte a ti misma y como por arte de magia muchas  se sanan por completo al utilizar de corazón el perdón hacia a ti mismo y hacia los demás. Sin embargo, hay otras cicatrices que permanecen como seña de identidad para recordarte que has salido victoriosa o vencedor, que, gracias a ellas, has comprendido muchas cosas de la vida. Así que te digo sinceramente y con la mano en el corazón esto; que ninguna cicatriz te avergüence, que ninguna cicatriz te haga sentir víctima, que ninguna cicatriz te aleje de lo que eres, que ninguna herida se vuelva contra ti. Que ninguna herida te calcifique y te vuelva áspero.
Aprende a honrar tus heridas, bendícelas porque ellas son el reflejo de las batallas que has tenido que librar. El poeta y místico «Rumi» decía que; «la herida es el lugar por dónde entra la luz» 
Ya te digo, si eres capaz de ver todas tus cicatrices, es porque lo estás haciendo bien. 

©Luhema


lunes, 15 de junio de 2020

TODAVÍA NO SÉ ...



Sé que el tiempo me dará las respuestas.

Sé que la paciencia es una virtud.

Sé que hay que seguir soñando hasta que lo intangible se convierta en tangible.

Sé que no es importante lo que se haga sino cuánto amor se pone en cada acto.

Sé que dejar ir todo...., es ganarlo todo.

Sé que sólo el conocimiento puede liberar al hombre de sus fantasmas.

Sé que estamos de paso...Que no hay principio ni final...

Sé que cada día es una oportunidad dorada para vivir desde el corazón

Sé...Pero como dice el dicho cuantas más cosas sé, más sé que no sé nada.

©Luhema

UNA SABIA DECISIÓN

Hay que tomar una decisión ya, o decidimos vivir en armonía con la naturaleza ,o en un futuro próximo no encontraremos el sentido de nuestra propia naturaleza.

©Luhema

lunes, 4 de mayo de 2020

LA CRUZ COPTA



En estos tiempos están muy de moda los tatuajes, además tatuarse el cuerpo siempre ha tenido un significado especial en muchas culturas a lo largo y ancho del planeta, pero hoy voy a hablaros de un tatuaje muy singular que podemos ver en la parte interior de la muñeca derecha y que solo llevan los cristianos coptos de Egipto , también los cristianos etíopes y los cristianos coptos de Sudán creo que también. 
Es un símbolo que todos llevan para reconocer con quién están hablando o tratando en un país, Egipto , en el que los cristianos coptos son minoría y representan un 10% de la población egipcia, en realidad, vendrán a ser unos ocho millones de personas. 

Y bien, estas navidades tuvimos la gran suerte de ser acompañados en nuestro
viaje por las tierras de Kemet por una gran persona y gran guía, Jacobo, que ya forma parte de mis amistades más apreciadas y que por cierto también llevaba dicho tatuaje en el interior de su muñeca derecha, que casualmente es la mano que se estrecha al saludar. El tatuaje en cuestión es una cruz copta en tinta azul y verde. 

Pero, ¿quiénes son los cristianos Coptos? 

La palabra Copto viene de en-rem-en Keme (los hombres de Keme) 

Las tierras de Kemet son las tierras de Egipto. Tierra negra, por los limos fértiles en las riberas del río Nilo. 
Los cristianos coptos de Egipto, son los descendientes directos de los faraones, un pueblo con quizá la historia más larga registrada, de hecho los cristianos coptos en su liturgia siguen hablando en Demótico (la escritura y el idioma egipcio que surgió en la última etapa del Antiguo Egipto)
Fueron fundados en el año 42 por San Marcos, apóstol y evangelista, de hecho desde entonces hay cristianos coptos en Egipto, 600 años después comenzó el islam. 
Se separaron del resto del cristianismo en el año 451 en el consejo de Calcedonia y una vez apartados, preservaron minuciosamente la creencia y la doctrina cristiana en su forma más antigua y pura, generación tras generación. No se debe confundir Copto con ortodoxo porque no todos los coptos son ortodoxos, ya que algunos volvieron a la unión con Roma. 

Los cristianos coptos han sufrido fuertes ataques por su fe a lo largo de su historia, sobre todo bajo el imperio bizantino y después en la conquista árabe en el siglo VII. Cientos de monasterios y conventos coptos afloraron en el pasado, en los desiertos de Egipto y al verse amenazados ocultaron una serie de códices en vasijas selladas que escondieron. Según nos cuenta la historia en Nag Hamadi dos campesinos egipcios hallaron en 1945 un tesoro al encontrar parte de estos textos religiosos. 
Por todas esas revueltas sufridas en la historia, el padre de familia tatuaba a su descendencia nada más nacer con dicha cruz bien en las rodillas, en los tobillos o también en la frente, el motivo era porque si el cabeza de familia moría en la guerra, sus hijos no fueran educados como musulmanes y así con esta cruz dejaban claras sus creencias religiosas . También las mujeres llevaban tatuada la cruz entre las cejas.
Campesina egipcia y su hijo (1869-1870)
Museo Metropolitano de Arte
 León Bonnat
( En su frente se puede apreciar la cruz copta tatuada
)

La persecución y la discriminación se han visto aumentadas desde la caída del régimen de Hosni Mubarak en 2011, de hecho el día de año nuevo de ese mismo año, una bomba en una iglesia copta en Alejandría mató a más de 20 personas. Los coptos han sido blanco de violencia en Egipto y no solo se enfrentan a la amenaza de grupos terroristas como Daesh, sino también al hostigamiento casi a diario de otros egipcios que ven a los cristianos coptos como impuros. Su inseguridad fue considerable en el año 2014. 

En el Cairo hay un barrio copto, es uno de los epicentros de la ciudad conocido como Qasr al- Sham, según el evangelio en esta zona de la ciudad fue donde vivió la Sagrada Familia en su exilio, por lo que las calles de este barrio están llenas de historia cristiana. Hace poquito escribí sobre la iglesia de San Sergio y que te invito a leer. En realidad por todo el barrio copto de Egipto podemos encontrarnos con monumentos que son dignos de visitar como la iglesia de Abu Sarga la más antigua. La iglesia de Santa Bárbara dedicada a San Ciro y San Juan,  y que alberga algunos de los íconos más antiguos y raros del arte copto. O la iglesia de San Jorge construida sobre la torre norte de la fortaleza.  También en templos egipcios podemos encontrar dicha cruz copta como es el templo de Fhilae en Asuán.

Me dijo mi amigo Jacobo que si se escucha hablar la lengua copta, se sabe cómo sonaba la lengua de las pirámides. 
¡Gracias por tanto! 

Luhema

miércoles, 8 de abril de 2020

ENTRAR EN LA GRAN PIRÁMIDE.




Sonó el despertador a las cinco de la mañana, pero mis ojos llevaban un buen rato mirando hacia el visillo de la ventana de la habitación, visillo que velaba uno de los lugares más maravillosos, extraño y misterioso de todo el planeta. Ese jueves 26 de diciembre de 2019 me levanté sin rechistar de la cama, lo cierto es que no pegué ojo pensando en el reencuentro. Todavía era noche cerrada pero tras ir a almorzar y regresar a la habitación ya pude divisar la majestuosidad, que como si se tratara de un cuadro, se enmarcaba desde la ventana de mi habitación del hotel «Le Meridien Pyramids». 
Me puse en marcha, había que estar allí enfrente, en la meseta de Giza, para conseguir una de las cien entradas especiales para acceder al interior de «La Gran Pirámide de Keops», la única de las siete maravillas del mundo antiguo que aún perdura. Tras unos momentos de agitación y nerviosismo en la taquilla, porque todos los allí presentes querían conseguir el preciado pase, lo conseguí, conseguí tener la entrada en mis manos. Sabía que aquél era un momento especial y le di gracias al Sol, a Ra, por concederme ese privilegio. Caminé rápido por la meseta sin entretenerme, hasta que llegué a la cara norte. Las piernas me temblaban de la emoción, había llegado el momento tan esperado. Subí por el espacio estrecho de las escaleras que conducen hacia la entrada del califa Al-Mamun que decidió abrirse paso por un pasillo que escavó hasta el centro de la pirámide. Recuerdo que hacía frío y aire y entré sin pensarlo más por el canal ascendente que desemboca en la gran galería. 


La Gran Pirámide encierra muchos misterios como ya sabéis, pero no quiero abrumaros con datos que podéis consultar en infinidad de libros. Bien, me adentré por el corredor ascendente y dejé atrás la Cámara de la Reina que según cuentan contenía una efigie del Ka, el alma. En este punto ya me sobraba la cazadora, el jersey, todo…, quizá por el espacio reducido que acaba de atravesar o por el esfuerzo de la subida. Había una condensación de energía brutal, tanto que tuve que parar, respirar y concentrarme en esa luz blanca que utilizo para tranquilizarme, y ante mí, la Gran Galería, majestuosa, imponente, desafiante, con ocho metros y medio de altura y cerca de 47metros de larga, había que pararse y mirar…, pero la fuerza concentrada de ese lugar te empuja a seguir hacia adelante de forma impulsiva. 


Ascendí por la Gran Galería como si me lanzaran hacia arriba. Después sin respiro y agachada atravesé el corredor hasta llegar a la Cámara del Rey. Entrar allí, alzarme ante la Cámara del Rey fue entrar en un espacio viviente, latiente, que se expandía, que se contraía, que respiraba. Nunca antes sentí algo tan increíble y único, estaba un tanto aturdida, por un instante me sentí aislada, fue como entrar en un útero, como cuando te adentras en una cueva. Entrar en lo profundo, entrar en una solemne vibración con una carga potentísima del pasado, del presente y del futuro, del cielo y de la tierra unidos, consciente, existente como si se tratara de un ente vivo. Pero antes de sentir todo esto que os cuento, tuve que tranquilizarme, quitarme los miedos que aparecieron de forma muy agresiva, pensaba que mi cuerpo no lo iba a poder soportar, la mente me iba muy acelerada hasta que me apoyé en la pared lateral al fondo a la derecha, cerca del sarcófago y entonces sucedió algo, respiré, me tranquilicé, traspasé el miedo, era como el miedo a morir, y entonces comencé a sentirme liviana, sin peso, sin cargas, sin sudor, sin dolor… Y ahora sí que puede que no me creas por lo que voy a contar, pero así lo viví, las paredes de granito rosa de la cámara del Rey comenzaron a hacerse traslúcidas, comencé a sentir aromas, a ver energías cruzándose por la sala, y aparecieron luces azules como bolas de un considerable tamaño, presencias palpables… y aquí lo dejo, no puedo contarte más… Lo cierto es que muchas personalidades como Napoleón pasaron una noche dentro de la Gran Pirámide en la cámara del Rey, y jamás contaron lo que les sucedió si es que les sucedió algo allí dentro. Iniciados, alquimistas, filósofos, arqueólogos, pasaron por allí, quizá la Gran Pirámide les hizo vislumbrar otro punto de vista, otra forma de cuestionar lo insondable… quién sabe, cada cual que crea o que descrea lo que quiera, pero lo cierto es que la Gran Pirámide sigue causando esa atracción, por su perfecta geometría, por su física, por su construcción, por su correlación cósmica, por su majestuosidad y ante todo, por su magia. 

Hoy jueves 26 de diciembre segundo día de Navidad de 2019 tuve una experiencia única.
 Luhema

martes, 7 de abril de 2020

LA CASA DE NACIMIENTO DIVINO



Hoy quiero hablaros de un edificio que hay anexo al templo de Edfu, un lugar en el que pocos reparan y que es, por lo menos para mí, no menos importante que todo el complejo del templo de Horus en Edfu. Ante los pilonos del templo se alza este lugar, perpendicular al eje del gran templo y que va de este a oeste (un día os detallaré el significado de la orientación de los templos). En copto antiguo a este pequeño templo se le llamaba Mammisi, peri mes en egipcio y que significa «la casa de nacimiento divino», y aquí viene lo asombroso que quiero contaros. 

En el interior de este templo podemos contemplar escenas y reconstrucciones del nacimiento del Dios Horus, de su nutrición, de la entronización, como si se tratara de viñetas, pero lo asombroso es que en una de sus paredes podemos encontrarnos con la adoración de los reyes magos. ¿Os suena? Sí, justo nuestros reyes magos, con la particularidad que de esto, o estos bajos relieves están ahí desde hace más años que el propio cristianismo, en fin... sigamos leyendo la representación de estas paredes del templo;  de nuevo  nos encontramos con otra curiosidad; cuatro reyes magos que provenían de los cuatro puntos cardinales del país de Egipto y cada uno le traía un presente; oro, incienso, mirra y el cuarto rey, le traía un libro, un libro de magia, que según dicen se llamaba «el libro de Set» ¿No os parecen demasiadas coincidencias?...Pero las casualidades no quedan ahí. En la época faraónica los antiguos egipcios celebraban el nacimiento de la divinidad regalando huevos, huevos de Pascua. Los egipcios identificaban la yema del huevo, con el Sol y la vida que salía del interior era una manera de reverenciar la vida y la
Foto de Luhema
(podéis ver a Bes encima de las columnas)
resurrección,  el ciclo del nacimiento del dios rey. 

En Egipto la magia impregnaba la mayoría de las actividades al ser considerada como imprescindible para la protección de la creación. No faltaban las divinidades protectoras y benéficas de las parturientas y de los recién nacidos, porque también Bes, con el ceño fruncido, con barba rizada, con grandes ojos, sacando la lengua, creaba una máscara aterradora que alejaba cualquier amenaza y Tauret con aspecto híbrido entre hipopótamo hembra, cocodrilo y león formaba parte de esa protección. A su vez las representaciones de las diosas destinadas a acompañar en el parto celestial o garantes de fertilidad la diosa Heket, que preside los nacimientos como comadrona y las siete Hathores. Jnum así como Osiris dios egipcio de la resurrección, símbolo de la fertilidad y regeneración estaban en el Mammisi. Pues bien… aquí tenéis un referente más de que Egipto es cuna de civilizaciones, de mitos, de historia… de vida.
 Luhema
Foto de Luhema

lunes, 2 de marzo de 2020

QUIERO ENTENDER QUÉ TE SUCEDE



Cuando alguien está siempre enojado, de mal humor, suele ser por el resultado de una serie de sentimientos no expresados que se amontonan dentro hasta que por fin estallan. Siempre es mucho mejor comunicar nuestros sentimientos que reprimirlos. Las verdaderas relaciones ya sean de amigos, de pareja o de familia exigen una comunicación sincera, por más dolorosa que sea o por más miedo que cause. 

Nos creamos una recia armadura que nos debilita y con ello generamos un montón de miedo que se apodera de nosotros. Hay que liberar esa energía, porque el enojo o la rabia vuelta hacia fuera es solo eso, pero peor es tragar ese sentimiento porque se convierte en enfermedad. Lo mágico sería comenzar diciendo: «estoy enojado, pero quisiera no estarlo» de esta manera se asume la responsabilidad de tus sentimientos y esa forma de comunicación o de conversación puede convertirse en el poder curativo de las relaciones. 

©Luhema

miércoles, 26 de febrero de 2020

LA REENCARNACIÓN DE OMM SETI CON NACHO ARES

LA REENCARNACIÓN DE OMM SETI.
Nacho Ares, escritor, egiptólogo, historiador, director y presentador de Ser Historia, de la Cadena SER, nos habla en El Mundo de las Trece Lunas de una fascinante historia, la de Omm Seti.
Nacho Ares nos explica la vida de una mujer que ha protagonizado una de las historias relativamente recientes más fascinantes. Una mujer atraída por una percepción mística que la sitúa en Abydos (Egipto). Una extraña visionaria inglesa y una de las figuras más importantes entre egiptólogos y que además fue la primera egiptóloga trabajando para el Servicio de Antigüedades en Egipto. Dorothy Eady, más conocida como Omm Seti, está envuelta en un gran enigma, ella tenía revelaciones y predicciones que se iban comprobando. ¿Quién era esta mujer? ¿Qué le sucedió de niña? ¿Con quién tenía encuentros de alcoba? Descubre todo lo que Nacho Ares nos cuenta sobre Omm Seti, «la maga».

ESCUCHA ESTE PROGRAMA EN RADIO ALCOY CADENA SER EN ESTE ENLACE.