MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 14 de noviembre de 2019

NO HACER



Si te digo no hagas nada, seguro que piensas que no es lo correcto. 

Bien, para nosotros los occidentales, es normal y natural estar siempre ocupando la mente con algo. Vivimos saturados, llenos de actividades, sensaciones, pensamientos y cuando no estamos haciendo nada, cosa que tampoco sabemos hacer bien, pensamos que estamos perdiendo el tiempo. 

Si te digo; « quédate quieto, no hagas porque; no hacer es hacer», seguro que no lo entiendes, porque en realidad son valores y actitudes que entran en contradicción con nuestra mentalidad occidental, pero atiéndeme bien este «no hacer» permite cultivar un mayor equilibrio emocional. Con este postulado, no te estoy diciendo que no te ocupes de las situaciones, o que seas pasivo ante ellas, sino más bien que permitas que tu mente se quiete para que perciba la sincronicidad y el flujo de la realidad porque todo cambia constantemente y ese impás se consigue desde una mente aquietada, serena y tranquila. Este concepto que pertenece al taoísmo se denomina, Wu weiy para llevarlo a cabo, es imprescindible vivir una vida sencilla, ser conscientes de lo que tenemos, de dónde estamos, de lo que somos. En realidad de enfocarnos en el presente, porque eso nos dará satisfacción y motivos para seguir alcanzando y sosteniendo nuestra felicidad, en lugar de lamentarnos por lo que no hemos logrado, por lo que no poseemos, o por lo que vemos tan lejano y que no podemos alcanzar, ya que eso genera ansiedad y bloquea nuestro presente. 

MI REFLEXIÓN. 

Si te sirve de algo, cuando te venga un problema piensa que es una creación, y que todo tiene una solución. No hagas un esfuerzo mental para querer resolverlo, dominarlo. No lo representes en tu mente una y otra vez, la idea es que se diluya solo, no lo alimentes con suposiciones, con intranquilidad. Simplemente adopta una actitud de observación, una actitud de corazón, y aunque sabemos que no podemos tener el control de todos los acontecimientos la «no acción» allana el camino por la vida, siendo así más relajado. 



Yo aprendí que a veces quedarte quieto, no hacer es hacer, 
dejar que el tiempo sane las heridas, 
que el viento lleve y traiga. 
Dejar que el alma se regenere, dejar que la emoción se aquiete. 
No hacer para quererme, para cuidarme, 
para permitir que el bálsamo de la vida me penetre. 

Entonces, solo entonces, pude ver mi rostro, mi auténtico rostro,
 solo entonces entiendes, comprendes y perdonas. 
Solo entonces encuentras la paz interior, 
solo entonces percibes que los problemas, aquellos que parecían un gigante,
 se convierten en una mota de polvo arrastrada por el viento y
 nada tiene esa importancia tan grave 
para que te desestabilice y te aleje de tu centro. 
yo aprendí a NO HACER.

©Luhema

lunes, 28 de octubre de 2019

UNA REALIDAD.




Por regla general caminamos por nuestra vida sin pensar que continuamente se están produciendo cambios, sin pensar que se están entretejiendo situaciones, y encuentros con personas que ni imaginamos. 

Hace mucho tiempo, cuando empezaba a leer algunos libros de metafísica, espiritualidad, no podía ni pensar que aquellas palabras tuvieran el calado que están teniendo en la actualidad. Cuando se hablaba de emociones, de sentimientos, de recuperar el poder, de sanar el linaje, de la multidimensionalidad de esos « Mensajeros del Alba». De que el ser humano estaba abriendo su banco de memorias, que todo lo no resuelto saldría a la luz, que repetiríamos hasta aprender, que ya no se podrían esconder los dramas bajo la alfombra como si fueran polvo viejo, como si ya no los quisieras ver más, de hecho sacar a la luz esos sentimientos podrían hacerte llegar a ver o darte cuenta de algo nuevo. Que estaríamos implicados en nuestros dramas, en nuestra sanación, y que todo eso sería una buena noticia, que podríamos co- crear nuestra realidad, que las sincronicidades estarían a pie de calle… en fin…Parecía toda una utopía, pero me doy cuenta que todos nosotros, y todos aquellos que nos precedieron fueron y fuimos el caldo de cultivo para que hoy en día estemos viendo que eso, que todos aquellos postulados  están siendo una realidad.  Que ahora  te encuentras con personas que les interesa hablar de esos temas, que quieren profundizar en ellos, que ven otras alternativas..., que han pasado de pensar a sentir. 
Ahora visto desde la distancia; más de treinta años, me emociono mucho, y sin pretensiones de nada más y con total humildad considero que hubo una avanzadilla que preparó el terreno, que aun por encima de controversias y dificultades fuimos «sembradores de lotos» aportando nuestro granito de arena, nuestra visión de las cosas, nuestros sentimientos, nuestras experiencias, nuestra espiritualidad, y aunque muchos nos tildaron de locos nuestra integridad estaba  y sigue estando intacta. Que todo aquello de lo que hablamos entre círculos pequeños no se lo llevó el viento o sí, seguramente para que germinara.

Ahora puedo comprobar que en efecto, que a través del sentimiento las personas están resolviendo sus conflictos, que las mujeres están encontrando su feminidad sagrada, que los sucesos se aceleran, que las consciencias se despiertan, aunque poco a poco, y que a medida que se evoluciona espiritualmente la comprensión de la vida y de uno mismo se agranda. Que las habilidades, los talentos llegan y se expresan con más facilidad, que tenemos un Yo espiritual más presente que nunca, que pasamos de pensar tanto para sentir más…Y, aunque se aprecia este atisbo de cambios en el ser humano todavía quedan muchos «lotos que sembrar». Todavía todos debemos someternos a un gran examen interior, necesitamos trabajar juntos cada uno aportando su don, manejando la empatía, el valor del ser humano, el amor. Porque cuando experimentemos de qué estamos hechos nos daremos cuenta de muchas cosas. 

Solo una visión, una reflexión…
© Luhema


Se me olvidó contarte una cosita… Atiéndeme.



Se me olvidó contarte una cosita… Atiéndeme. 

Quizá tengas dudas, pero no. No debes tenerlas. ¿Sabes que tienes un poder más grande de lo que imaginas? Y te preguntarás de qué hablo. Pues bien, hoy quiero recordarte algo importante que puede que hayas olvidado porque tanto trajín, tantos problemas con los que lidiar, tanta desilusión tal vez haya hecho que perdieras de vista esto. 

Nuestro poder «lo es todo», es tan único como tú. De él depende que nosotros podamos salir victoriosos, que podamos aprender de nuestros errores, que sintamos la fuerza para superarlo todo, pero a veces olvidamos del poder del que estamos hechos, dejamos de lado esa fuerza, la cedemos, la hacemos mil pedazos y también la menospreciamos. El poder del que te hablo es puro, es mágico, tanto que es capaz de iluminar como un faro con su luz la noche más profunda. Yo misma he ahogado ese poder en alguna que otra ocasión, me he roto por dentro y me he desesperado. Por eso puedo hablarte de este tema, porque tengo conocimiento de causa. 

Mira dentro de ti, no busques teorías, no busques respuestas, solo mira dentro de ti, y respira, respírate. Sé que en ese silencio, en ese respirar hacia adentro puede haber desorden, caos, llanto. Pero no le temas a esa sensación, te aseguro que si sigues adelante al final conseguirás quitar muchas capas de piel muerta y podrás rescatarte a ti misma de las tristezas, de las ansiedades, porque eres la luz que brilla en la inmensidad de tu mundo. Tú tienes un inmenso poder, que es «la toma de conciencia» que te empuja a sentir, a tratar con el miedo enraizado y a sanar, cree en ti, y aunque desfallezcas por momentos y creas que no vas a poder más, no desistas porque tras la maleza está la luz. 
Quizá sea una de las cosas más difíciles de lograr, pero debes llegar al cofre de tu corazón. Ves, ya te he desvelado dónde se encuentra el poder, ahora, cuando llegues allí te encontrarás con esa oleada de luz, tómala sin esfuerzo, con alegría, con agradecimiento. Siente la abundancia y el amor y,  cómo se expresa a través de tu ser. Ahora ya sabes de lo que te hablo, ahora haz las cosas desde el corazón, mira desde el corazón, proyecta tu vida desde el influjo de tu corazón, vive de acuerdo a él y tu energía se avivará por momentos. Confía en ti mismo y en tu poder, recuerda de qué estamos hechos, tu corazón te lo contó en ese encuentro que tuvisteis. 

© Luhema

miércoles, 9 de octubre de 2019

lunes, 16 de septiembre de 2019

CUANDO TENEMOS QUE SOPORTAR UNA OFENSA


(Foto de Igos Makeev)
CUANDO TENEMOS QUE SOPORTAR UNA OFENSA.

Cuántas veces pensamos que la vida no es justa ¿verdad?…

Permítanme decirles, aunque parezca mentira, que la vida es más justa de lo que parece, y que desde luego tarde o temprano, vemos que este refrán se hace evidente; “uno cosecha lo que siembra”. Y no lo digo desde la parte ofensiva o vengativa, sino desde el conocimiento de las leyes universales que rigen todos los patrones mentales.

Para despersonalizar una ofensa que nos hacen, debemos reflexionar mucho antes de caer en la tensión, en una misma replica o en el rencor.  Es difícil, lo sé, pero ahí tenemos una prueba para medir nuestro estado o nivel de consciencia. Piensa que cada persona acarrea una cuota de sufrimiento, contradicción, debilidad, y capea sus tormentas internas como puede. Quizá te tocó aguantar una de sus descargas emocionales, pero tienes que saber que tarde o temprano, a esa persona le tocará aprender de sus propias consecuencias o de sus ofensas. Por eso, no nos convirtamos en jueces de nadie, y aunque tengas que alejarte de esa persona o no apruebes su conducta, permítete el sentir compasión porque él, todavía no dispone del regalo que supone el tener una consciencia despierta.

Quédate en tu silencio nutricio y siente que la vida no es solamente justa o injusta; es consecuente, y lo es para que aprendas a discernir, para que aprendas a sacar de ti el arte de amar por encima de todo lo demás y para que sepas ver lo que hay tras cada acto disonante.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

¿QUÉ TIENE EL ORO?










Foto de Luhema

ORO INCIENSO Y MIRRA, esto es lo que los magos traen desde el Oriente ¿verdad? Ya os hablé del incienso de Omán,(Artículo Incienso Omaní. El preciado sudor de los dioses) y ahora os hablaré del Oro, pero vayamos por partes. 

En la actualidad todo en Dubai es grande, el edificio más alto construido el Burj Khalifa, el centro comercial más grande del mundo, Dubai Mall. La mayor exhibición de lingotes de oro del mundo en el Mall of the Emirates. La cadena de oro más grande del mundo con una longitud de 5.522 metros. El acuario más grande del mundo, la pista de esquí más grande, la isla artificial con forma de palmera… Pero voy a hablaros de un objeto de oro. Un objeto que ostenta un valor millonario. 

Najmat Taiba o «Estrella de Taiba o, La Buena Estrella» en español, es un anillo que se ha hecho acreedor de un Récord Guinness. Dicho anillo es de oro de 21 quilates, más cinco kilogramos de diamantes y piedras preciosas y, 615 cristales de Swarovski. Su peso; casi 64 kilos que se exhibe para contemplación de todos en el Dubai más mítico, al otro lado del canal, en el barrio de Deira, una calle llena de joyerías en lo que se conoce como Golden Souk —El Mercado del Oro o el Zoco de Oro— en la joyería Kanz. Bueno ahora ya sabéis dónde encontrarlo. 

Cuando se hizo en el año 2.000 su coste fue de un millón de dólares (3,67 millones de dírhams emiratíes) ahora vale 16 millones de dirhams, y aunque “no está en venta” los más potentados ofrecen hasta 20 millones de dirhams para exhibirlo en sus mansiones, así nos lo cuenta Mazen, gerente de ventas de la tienda. Sin embargo, el grupo joyero ofrece versiones más pequeñas del mismo anillo con un precio “módico” de 1.000 dólares, así que, si se os ajusta con vuestro presupuesto (con el mío no), pues está claro, haceros con uno. 
Fue fabricado por Taiba Gold and Jewelley de Arabia Saudita y más de cincuenta joyeros se unieron para fabricar este anillo. 

Bueno, este artículo no es como los que estáis acostumbrados a leer de mí, pero no quería dejar pasar por alto cómo los petrodólares, la venta de oro, el turismo de lujo mueve la economía en Emiratos Árabes, y aunque hay mucho por conocer de su cultura, sus costumbres, no deja de ser atractiva la visita, como pasear por este Mercado del Oro donde todos sus escaparates son abrumadores y relucen como el Sol de Oriente. 
Y ¿qué tiene el oro?… —Que es dorado. Y aparte de esta broma. El oro y la alquimia siempre han estado unidos. “El oro es la inmortalidad” repiten los Brahmanas en los textos post-védicos y tanto chinos, como árabes,  exaltan las virtudes de este preciado metal. 
Pero el oro entraña uno de los misterios más importantes que guarda el esoterismo y la alquimia, y es el valor de transmutar energías negativas en positivas y de darle al aura el color dorado que es el que los santos tienen rodeando su cabeza y que está relacionado con la espiritualidad la pureza, los dioses. El oro es considerado como un potenciador de ascensión  y transcendencia. Esto a grandes rasgos y resumiendo muy mucho, es lo que destaco en este artículo  y por lo que tantas y tantas civilizaciones desde la Maya, pasando por la  la Egipcia etc.., culturas y reinos, han querido obtener y poseer. El oro como moneda de cambio, el oro como ostentación, riqueza y poder, el oro como alianza. 

 ©Fotos de Luhema


P.D. —No me quiero ni imaginar cómo será La Exposición Universal el próximo año en 2020. 
Tal vez repita la visita. 

©Luhema

miércoles, 7 de agosto de 2019

¿POR QUÉ ESTOY SIEMPRE PREOCUPADA?


  • ¿POR QUÉ ESTOY SIEMPRE PREOCUPADA? 
La preocupación siempre está al acecho y más en estos tiempos que corren. 

Hay un dicho que dicta así: Ocuparse en vez de pre-ocuparse. 

Parece ser que la preocupación es inevitable cuando tenemos responsabilidades, cuando nuestros hijos adolescentes salen a divertirse y vemos irresponsabilidades y descontrol, violaciones y «lobos» que campan a sus anchas, cuando estamos enfermos, cuando nuestros padres se hacen mayores, y ni que decir tiene cuando te preocupa el planeta y todo lo que le estamos haciendo. Yo siempre he sido, y me pongo como mal ejemplo, una de esas personas contaminadas por la preocupación excesiva, quizá por mi perfeccionismo, quizá porque quería tenerlo todo bajo control, quizá por mis miedos e inseguridades. 

Quizá y perdonar que me repita, la preocupación siempre ha sido un signo de que te importan las cosas, te importan los problemas de la gente, te importa la salud o el cómo estarán…, en realidad te conviertes en una «sufridora de la vida». La preocupación incluso es un comportamiento que está bien visto dentro de la sociedad, pero y aquí viene el problema, muchas veces el preocuparte tanto por los demás resulta ser invasivo, nocivo. Energéticamente es una barrera que impide que se encuentren soluciones cuando hay un problema, corta los caminos y las posibilidades porque la preocupación en exceso está generada por los miedos, inseguridades y densa vibración que impiden el buen fluir de las cosas. 

Y ahora me dirás, ¿encima de que me preocupo por los demás?... 

Estar preocupados bloquea y ofrecer tu apoyo, tender tu mano, crea puentes. Y te explico. 

La persona que siempre tiene la preocupación en su mente suele estar intranquila, encorsetada, como a la expectativa de lo que va a suceder, y normalmente la mente tiende a adelantarse a los acontecimientos y fantasea con las posibilidades negativas, porque en nuestra psique los recuerdos y las vivencias negativas tienen más impacto y  quedan en nuestro subconsciente aflorando siempre cuando hay incertidumbre. 

Preocuparse es conseguir tener un desasosiego que puede volverse crónico y es contagioso, y además se adquiere un estado de cabreo que no lleva a la ansiedad pero la alienta. 

Las personas que superan la adhesión a la preocupación saben que no deben fantasear sobre posibles males que no son ni serán seguramente una realidad. Cuando salimos de la preocupación, cuando algo nos atormenta, como puede ser un resultado médico, la preocupación por un trabajo, los estudios o el porvenir de nuestros hijos, la relación con nuestra pareja, cuando salimos de la preocupación sea la que sea y nos ocupamos, vemos no una salida, sino que ésta es más fácil y llevadera de lo que creíamos en un principio. 

Con el tiempo yo aprendí que la preocupación es inherente al hombre, consecuencia de un arquetipo ligado a la inseguridad, a la indecisión, a la incertidumbre ,a la contradicción con nosotros mismos, al perfeccionismo y sobre todo al miedo, así que la próxima vez que sintamos que la preocupación invade nuestra vida pensemos que de nada nos servirá dicha actitud. 

Y qué hacer: 

  • Primero: serenarte. Darte una orden a ti mismo de calma y de control, porque todo tiene solución excepto la muerte. 
  • Segundo: centrarte en el presente, no te anticipes. 
  • Tercero: confía en el destino…, porque todo, absolutamente todo, trae consigo las soluciones a los problemas. Porque todo sucede por algo que obedece a un plan perfectamente diseñado para nuestra evolución y aprendizaje. 
  • Cuarto: visualiza siempre creando escenas positivas persistentemente. 
  • Quinto: pero no menos importante, actúa- ocúpate. 

©Luhema

martes, 6 de agosto de 2019

¿POR QUÉ NO PUEDO RECUPERARME?





Muchas mujeres sobre todo entre esta franja de edad de los 30 a los 52 años, me comentan que ya no pueden más, que están saturadas y no saben cómo han llegado hasta ahí, pero no pueden ni siquiera con situaciones que habitualmente no les hubiesen afectado, y pensando que las vacaciones son el tiempo ideal para recuperarse, resulta que no, que al contrario, todavía la cosa se agrava más.

Y es que descansar no significa irse a la playa, o hacer un viaje, que está muy bien. Descansar es nutriese de una misma, volver a tu centro y recuperar las fuerzas. 

¿Y por qué no se recuperan las fuerzas tras un descanso ya sea vacacional o de otro tipo? 

Es sencillo, eso sucede porque el arquetipo de «la heroína» no descansa, y me explico. 

Si has estado cuidando de un familiar enfermo, si has estado trabajando intensamente, si has estado sacándole tiempo al tiempo para tu casa, los hijos, los amigos… Si has estado recuperándote de alguna dolencia, seguramente estarás exhausta. 

La heroína no es la que puede con todo, no es la «súper woman». La heroína se desprende de etiquetas, de estructuras rígidas. La heroína le importa nada, lo que otras personas esperan de ella. La heroína se libera de los cimientos en los que se basó la vida de su madre y de su abuela... y se busca así misma libre de las heridas de culpa y vergüenza. La heroína se perdona de los roles de, cuidadora, complaciente, santa, víctimas, esclava…La heroína solo pretende encontrarse a si misma y rescatarse de todo lo que le impide brillar. 

Así que, para que nuestra recuperación sea evidente necesitamos rendirnos a todas las exigencias o auto exigencias porque muchas veces nos auto-saboteamos , necesitamos entregarnos a nuestros dones, encontrar nuestro lado intuitivo y creativo dormido, y poco a poco ir sanado a esa niña interior acorralada tras esa mujer que ha podido con todo, que está muy bien potenciarla de manera correcta, pero que indudablemente al no gestionar bien las emociones nos ha alejado de lo sagrado femenino que hay en cada una de nosotras como consecuencia de la exigencia y el control , en definitiva, como consecuencia del modelo de sociedad patriarcal en el que nos vemos imbuidos en muchas ocasiones. 

La heroína es la que camina hacia adentro, siguiendo a su corazón, siguiendo a su instinto creativo, explorando sus emociones, honrando sus ciclos, su sangre menstrual, y haciendo un alto en el camino de su vida para escuchar, su risa,  a su cuerpo, el sonido del mar, o esa canción de rock que la llevó a ensoñar el mundo que deseaba. 

Recuerda que toda mujer tiene un centro en su interior, un espacio sagrado de paz y armonía. Un hogar donde se nos permite descansar y recuperar fuerzas, donde podemos sentir de nuevo nuestra esencia. Donde se nos recuerda que somos puro Amor. 

Pero durante todo este proceso de «libertad» no dejes de: 


AMARTE Y VALORARTE.(Valora lo que dejaste atrás porque aprendiste de ello.Valora la risa, el soltar) 

VALORA TUS HABILIDADES,TUS DONES, PORQUE LOS TIENES.


DA VALOR A TU CAMINO RECORRIDO Y A TU APRENDIZAJE, A TUS CAÍDAS Y TU FORTALEZA PARA RESURGIR. 

VALORA QUE ERES ÚNICA Y SAGRADA. 

VALORA TU VALENTÍA AL RECONOCER TU SOMBRA. 

VALORA QUE TÚ ERES AMOROSA. 

VALORA NO TEMER A LA VERDAD.

©Luhema
















lunes, 5 de agosto de 2019

BROTES DE INFELICIDAD




Hoy el destino ha querido probar mi ego-emoción una vez más, y me he dado cuenta que se trataba de eso, de sostener el equilibrio con las emociones y ver que generaba en mí. 

Dicen que todas las personas que te encuentras en la vida tienen algo que enseñarte, tanto de ti como de ellas. Y yo cada día me sorprendo más a mí misma. Os cuento. 

Esta misma mañana,  se me ha acercado una persona conocida (entre comillas), y ha ido directamente a profundizar, no en un tema, sino en dos, que en un pasado me hubieran hecho saltar, alterándome. Una vez más, he superado «la prueba», y lo curioso es que he visto más allá de esos malintencionados comentarios que venían directos a la yugular, así que doy las gracias, porque no me han quedado residuos de ( tristeza, rabia, indignación etc…) solo he sentido compasión y  por eso  quiero compartirlo con vosotros, no por orgullo, sino porque creo que esta reflexión puede ayudaros. 

Es muy sencillo, la vida siempre intenta recuperar el equilibrio; belleza/inarmonía, felicidad/ infelicidad, día /noche etc…, No obstante, hay personas que te muestran la cara más oscura que es; la infelicidad. Cuando me he dado cuenta que las palabras estaban cargadas, de ira, de envidia, de insatisfacción, simplemente le he dicho que no me interesaba lo que estaba diciendo y le he sonreído. Y lógico, todavía ha crecido más su impotencia. Por suerte o por desgracia este tipo de actitudes «no me vienen de nuevas» como se suele decir, sé que la sombra actúa de esa forma, y las personas que optan por sostener en sus vidas ese tipo de patrón de poca empatía, de inflexibilidad, de justificación, de arrogancia etc…, es porque son infelices, sí, lo son, aunque lo disimulen con otras cosas superficiales existe un poso de infelicidad en el fondo su alma, porque el que es feliz, el que está en paz consigo mismo no pierde su precioso tiempo en ese tipo de nubes mentales, y ni siquiera osa . 

Es así, pero esas personas, y lamentándolo mucho, están encerrando su propia luz y,a mí me encanta el Sol. 

© Luhema


martes, 9 de julio de 2019

BRILLAMOS CON MÁS INTENSIDAD



Por todo el planeta hay puntos de luz individuales, ya veo muchos, muchísimos, más de los que imaginas, de alma en alma, unos son conscientes de ello, otros no lo son tanto, pero todos ellos conforman una red lumínica preciosa, brillante, geométrica, sanadora, un manto de Luz que emite e irá irradiando lo mejor que somos y con ello también irá magnetizando a todas esas personas que no permiten que su luz brille con toda su intensidad. Ese reconocimiento de la Luz con la Luz transformará nuestra realidad…
Luhema