MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




jueves, 3 de julio de 2014

CUANDO RECORDAMOS EL PASADO...

Se levantó de su sofá impulsada por una fuerza innata, fue directamente hacia el armario en el que se encontraba un antigua caja, un sombrerero color rosa palo,  lo abarcó entre sus brazos apoyando la caja circular en su pecho a la altura del corazón y se dirigió de nuevo  hacia su confortable  sillón, se puso sus gafas de ver de cerca, y cuidadosamente alzó la tapa, y de ella comenzaron a salir todos sus recuerdos. Cogió un puñado de fotos que eran en blanco y negro y comenzó a pasarlas una a una. De pronto detuvo el tiempo y clavó su mirada en aquél rectángulo de papel fotográfico y,… allí estaba un recuerdo añorado que trajo al presente. De sus ojos salieron  lágrimas y  de sus labios una sonrisa que delataba un momento feliz. Besó la foto y se acercó al corazón y cerrando los ojos se quedó soñando. No hubo palabras, no dijo nada y todo lo dijo al tiempo. 


¿Cuántos de nosotros hemos hecho alguna vez este mismo gesto? – Sobre todo cuando sentimos añoranza o rebuscamos entre nuestras cosas y aparece determinado objeto que pertenecía a un ser querido que ya no está.
Nos quedan los recuerdos, lo vivido, el amor que sentimos, pero respecto a esto, quiero decir que cada vez que recordamos estamos trayendo  a nuestro presente  esa situación. El pasado es  el ahora de tu tiempo.
Así que aprovecho para decirte ¿cómo está tu pasado ahora?, es un ejercicio de consciencia para que lo tengas en cuenta cuando acerques tu pasado a tu mente. Veréis; este es un tiempo de sanación y desde luego todo lo que no está resuelto re-aparece de nuevo para que podamos esta vez sí, darle una salida.
Estamos cansados de escuchar que el tiempo lo cura todo y  que cierra todas las heridas, pero no siempre es así.  Todos nos hemos sentido lastimados, unas veces más en nuestro orgullo y otras porque  nos tocaron el corazón o cedimos nuestro poder. Hay veces que las agresiones que sentimos en un momento determinado de nuestra vida quedan grabadas a fuego, permaneciendo y ocupando gran espacio en nuestra aura  porque  no pudimos manejar la experiencia. Cuando pensáis en todas las cosas que os ocurrieron en un pasado, o en situaciones que vosotros creasteis, o en experiencias  no gratas ¿cómo os sentís ahora?, ¿cómo os enfrentáis a ese pasado? ¿Qué tipo de emociones os llegan?- Llanto, pena, rencor, ira, dolor, alegría, pesadez, angustia etc…Os voy a decir algo que es muy importante. Vuestro pasado no está pasado, está ocurriendo ahora. En el momento que volvéis la vista atrás, recordáis, y vuestro cuerpo de la emoción  hace que emerja y se manifieste toda la conmoción residual, la que tuvisteis, la que vuestros  pensamientos generaron, la que vuestro corazón almacenó y que ahora mismo hay en vosotros. Así que todo eso vuelve a ocurrir “ahora”  en la estructura  celular.

Cada vez que aquellos recuerdos vuelven a emerger, producen una reacción biológica en el presente, y si hay alguna energía que no tenía que haber estado ahí, ahora sois capaces de neutralizarla desde la comprensión y visión más ampliada de aquello, y no desde el victimismo, el dolor o el miedo. Y si hay o está habiendo  un crecimiento espiritual,  esta es la forma de medirlo,  ¿qué emoción sentís ahora? – ver que reacción aflora cuando revivimos el pasado en el ahora de nuestro tiempo, es a su vez observar cómo está nuestro cuerpo de la emoción y nuestra conexión, comunicación, con nuestro ser más elevado. Entonces podréis saber si habéis cambiado la vía de la realidad.. Re- cor –dar,  es volver a traer al corazón.
©Luhema

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...