MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




lunes, 6 de junio de 2016

TEMPLOS DE SANACIÓN



Te invito a ser neutral. Verás, ser neutral no significa que no tomes partido por la vida, en realidad cuando se es neutral aparece la calidad del ser y todos sus dones. 

Ahora este término “neutral”, vamos a llevarlo al terreno de equilibrio, la estabilidad y la salud. Primero tienes que hacerte consciente de cómo te sientes hoy. – Con falta de vitalidad, cansado, con un dolor aquí o allá… El primer paso es no darle vueltas a la cabeza intentando sacar conclusiones de porqué estás así. No juzgues el motivo o la causa, y ama ese instante de reconocimiento. Para aliviar esa inestabilidad ya sea emocional o física, tienes que darte energía a ti mismo o lo que significa también “Amarse a sí mismo” y apórtale luz- prana, a ese malestar. 

Voy a contarte una cosa, en la antigüedad, te hablo de Lemuria y Atlántida había unos templos dedicados a la sanación, de entre ellos puedo recordar perfectamente el templo de la neutralidad, (Neutrinos), (El templo de la neutralidad es la fuente de energía pranica, energía del Sol, alimento y sanación). Bien, en este templo se trataban los males del alma, y los físicos además ese tipo de energía sustentaba el equilibrio de la sanación para todo el planeta, todos sus habitantes y para la Madre Tierra.

Ahora esa llama que irradiaba pura neutralidad, está en el plano etérico guardada y custodiada por el reino angélico, los hermanos de luz y el amor incondicional. Y nuestros hermanos de luz nos abren las puertas de este templo para darnos una mayor comprensión de la verdadera sanación. Nos muestran la importancia de transformar nuestras consciencias y la necesidad de ser sanados desde todos nuestros cuerpos, porque cuando el mental, el astral, o el emocional, cuando uno de estos cuerpos no está en su perfecto equilibrio afecta a los otros incluido el físico.

Y ¿cómo acceder a estos templos de sanación?, aquí no puedo enumerar las formas de hacerlo porque hay muchas, pero una de las más efectivas es desde nuestra intención más elevada y consciente, desde la neutralidad. También desde una meditación guiada y por supuesto, cada experiencia es diferente, tendrás que experimentarlo por ti mismo, y con forme vayas visitando más y más este templo te serán dados los pasos a seguir, aunque sí que quiero que sepas esto que me es transmitido. “La energía de nuestros campos de sanación tiene mucho que ver con la expansión de nuestro corazón”. 


LOS TEMPLOS ETÉRICOS DE LUZ

El templo etérico de luz es un espacio entre las dimensiones tan cercano a nosotros como lo estás tú de tu ser interior, y nunca dejamos de visitar esos lugares, y esto lo hacemos todos, unos conscientes y otros inconscientemente, lo que ocurre es que la mayoría de personas lo hacen en el período del sueño. 
Ahora bien, si quieres acudir allí, establecer un contacto conscientemente puedes hacerlo siempre y cuando tu conciencia se expanda y tú te permitas entrar en el silencio, para ver, sentir, oler, sin prejuzgar y pidiendo la compañía de tu guía de luz. 
Este viaje se realiza con el cuerpo etérico, ya que la vibración es la que es afín a esos lugares donde la geometría de la luz es la que construye el templo y todo lo que en él ves.

Visitar un templo etérico es una de las responsabilidades mayores que se asumen, ya que las enseñanzas que allí embebes, aprendes e interiorizas son de compromiso para contigo y tu manera de vivir, y desde ese momento ya nada será igual porque despertarás en ti  y de algún modo,la conciencia adormecida. 

El templo etérico es el espacio sagrado dónde podemos vislumbrar las verdades más profundas, las que te conectan con tu ser más elevado, y es también donde el ego se queda fuera, a las puertas del templo, y en donde tu individualidad cede el paso al conjunto de energías creadoras que componen el “todo”, la unidad. 
Allí se aprende de los maestros ascendidos y de los hermanos de la luz, para que después puedas mejorar en tu vida en la materia. 
Allí recuerdas todas las cosas, el propósito de tu existencia, de la existencia del mundo, instruyéndote en la verdad y en el amor y mostrándote todas aquellas herramientas que podremos utilizar para expandir nuestra consciencia, a su vez estos enclaves son generadores de una gran energía en la que la sanación tanto física como emocional es restablecida. 
El templo en sí es la puerta que nos conecta con lo que hemos sido, con lo que somos y hemos venido a hacer en cada existencia nuestra, es donde acudimos cuando nos sentimos perdidos para volver a conectarnos con nuestro ser divino. 
Hay templos de luz inmensamente grandes con una luz que no proviene de ningún lugar en concreto, una luz que aunque potente no es nada molesta, más bien es como un bálsamo para los sentidos, lo hay dorados y pequeños, los hay que simulan las cavidades más profundas de la Tierra repletos de cristales maestros, cuarzos de sanación, en fin…

A los templos etéricos nunca se debe ir por curiosidad, ni para satisfacer triviales asuntos personales, además nunca podrás acceder a ellos si es así.

Hay templos etéricos alrededor de todo el planeta y en cada uno de ellos prima un don específico y una enseñanza concreta que proviene de un maestro ascendido. Y aunque no hace falta viajar a esos lugares concretos donde se ubican esos templos etéricos , si tienes la oportunidad de poder entrar en alguno de sus enclaves físicos, (ya que estos templos etéricos siempre están anclados a algún lugar de poder en el planeta ) y eres lo suficientemente sensitivo para percibir las energías del lugar, podrás entrar en comunicación con lo que allí se revela.
DESTACADO DEL MES DE FEBRERO 2011 EN LETRAS Y ALGO MÁS

©Luhema

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...