MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 18 de febrero de 2020

IGNORAR


No me gusta dar consejos, porque no soy quién para hacerlo, me parece que todos estamos en disposición de equivocarnos, además eso forma parte de nuestro aprendizaje, pero Virginia me escribió planteándome una problema y aquí le dejé mi respuesta, la cual me permitió compartirla, pues es una pequeña reflexión de mi forma de entenderlo , más bien de sentir el tema de la indiferencia , cosa que yo creo que hemos sufrido casi todos en esta vida, bien ignorando o siendo los ignorados y que genera un sentimiento amargo en cualquiera de los dos casos. 

¿Ignorar genera karma? —Esa fue la pregunta de Virginia 

Ignorar como forma de no inmiscuirse en un problema en el que no nos sentimos a gusto, es diría yo, una vía de escape que seguramente, si la esquivamos, la vida nos vuelva a poner delante, y quizá es la excusa por no estar lo suficientemente preparados para acometer una responsabilidad. 

Ahora bien, ¿por qué se ignora? 
  • Ignoras cuando no puedes arreglar una situación por más que lo intentes. 
  • Ignoras cuando quieres huir, cuando algo te duele, cuando no soportas al otro por mil y una circunstancia; porque es diferente, por raza, por religión, porque no aceptas su forma de ser, de sentir. 
  • Ignoras cuando no quieres que forme parte de tu vida. 
  • Ignoras cuando estás cansado de sufrir. 
  • Tomas la decisión de ignorar (a una persona o personas, también  situaciones, cuando deseas liberarte). 
  • Muchas personas prefieren ignorar que ponerle solución. 
  • Se ignora para castigar a otra persona. 
  • Se ignora también como método de autoprotección. 

Al final uno es responsable de su vida, del grado de sufrimiento que siente o que genera. Al final, solo se trata de la percepción sobre el asunto y de lo que uno siente cuando es ignorado o ignora. Ahora bien, hay muchos matices. Porque por ejemplo, ¿por qué tendemos a ignorar al otro? 

El que ignora lleva a la acción un acto, un sentimiento que puede causar dolor al otro, aunque como he dicho cada persona gestiona ese dolor como sabe o como puede. Y entiéndeme bien, cada uno es responsable del dolor que se causa a sí mismo. Para que ese «ignorar» no cause «karma» como dices, uno debe de haber resuelto dicha emoción en su corazón haciendo un ejercicio de desapego y perdón incluso hacia uno mismo. 

Pero muchas veces la persona que se siente ignorada, desplazada, no comprende el porqué de esa actitud hacia él, y si no hay ninguna causa justificada para ello todavía entiende menos esa situación, y entonces sobreviene el dolor emocional al sentir el arañazo de la indiferencia. 

Y respondiéndote, ¡claro que hay aprendizaje, y muy brutal!, por un lado el que se siente ignorado tiene que asumir la situación, por mal que le pese, y aceptarlo para minimizar el dolor emocional de que no le importamos a la otra persona quizá por algo que hemos dicho, quizá por quien somos, o posiblemente debido a un comportamiento y muchas veces hasta por un mal entendido. 

Para mí ignorar a una persona o grupo de personas, es una manera de menosprecio que genera mucho dolor y tristeza, que puede desembocar en ira, resentimiento e incluso odio. Cuando un ser humano ama a otro no cabe la indiferencia, esa es mi forma de pensar. Pero cuando el dolor que se siente al ser ignorado es capaz de mermar tu vida, debes ir hacia adentro y reflexionar, aunque te aconsejo que tampoco seas cruel contigo mismo porque a veces tampoco es algo a lo que le puedas poner remedio ya que por ejemplo; no le puedes caer bien a todo el mundo, eso es así. Ahora bien, fortalece tu autoestima desde la humildad, y no contemples esa situación como el motivo para entrar en el nocivo grado de victimismo o ira que te abocará a tener resentimiento y endurecerá tu corazón. 

©Luhema

No hay comentarios :

Publicar un comentario