Ir al contenido principal

ENTRADA DESTACADA

AMAR...

No amo a mis amigos ni con el corazón ni con la mente. Por si el corazón dejara de latir, o mi mente me fallara y te pudiera olvidar. Los amo con el alma. El alma no deja de ser, tampoco olvida. Rumi. ¿No os parece precioso?...

EL TIEMPO DE CADA DÍA

 

El tiempo de cada día.



Hace un tiempo que no escribo ningún artículo ya que estoy trabajando en un nuevo proyecto que requiere de toda mi atención, pero no quería pasar por alto un tema que afecta a muchas personas, sobre todo a mujeres que tienen una alta sensibilidad como yo.
Quiero hablaros de ese tiempo a diario de soledad que muchas de nosotras necesitamos. Porque sí, es cierto que precisamos más que otras personas de esos momentos a solas, aunque sea por breve tiempo, ya que es vital para nuestra reconexión, nuestra habilidad para sanar el alma.
Ese tiempo de soledad, aunque sea para pensar y digerir todo aquello que nos ha sucedido durante la jornada es fundamental para sentirse bien.
Es lógico encontrar resistencia en los demás cuando requerimos de ese tiempo para nuestro respiro, pues las personas con las que convivimos igual no tienen esa necesidad y ven en «ese pedir espacio» una bobada, una pérdida de tiempo, un no querer compartir, un evadirse de la realidad o quizá incluso ven una enfermedad.
Recuerda que tenemos derecho a reclamarnos a nosotras mismas ese tiempo para no sobre estimularnos, para no aumentar el estrés. Ese tiempo lo necesitamos para vaciarnos de tantos estímulos externos que sobreexcitan a nuestra energía y que nos agotan en demasía.
Explica a los que te rodean que las prisas o la impaciencia exacerban tu activación fisiológica y que eso no será de ayuda para tu bienestar.
Expón que tú percibes las cosas más sutiles y que altos niveles de ruido, de gente, de lugares abarrotados, o de niños hiperactivos te dejan exhausta.
Que por tu sensibilidad las cosas te afectan más; los gestos, el trato con otras personas, los problemas o exigencias laborales, los cambios de conducta y las emociones de los demás te descolocan. Y si encima eres perfeccionista, tienes un problema mayor, pues la autoexigencia te lleva a la ansiedad y por lo tanto vemos de frente todos los puntos a los que nos lleva esa sombra que comienza en ansiedad y termina en depresión y por consiguiente a los fármacos.
Yo, cada día, intento hacer mi propio retiro, primero para conocerme a mí misma, para reflexionar más sobre mis propios pensamientos y sentimientos, para quererme y para perdonarme, para entrar en mi espacio sagrado y allí recomponerme y sentirme aliviada, muchas veces estoy en pleno silencio, otras escribo o pinto, otras escucho música unas veces rock, otras, música sufí, y bailo y me río… Me encanta esa «locura», que «lo cura» todo.
Así que no eres rara por necesitar de ese tiempo, tampoco eres especial, ser sensible tienes sus ventajas y sus inconvenientes. Conócete solo se trata de eso.
Aprendiendo a vivir.

Luhema

Comentarios

LO MÁS VISTO

Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos.

Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos.   En verdad yo tenía conocimiento de esta frase que nos fue recordada por Jacobo, el guía que estuvo con nosotros en nuestro último viaje a Egipto estas navidades. Y la verdad sea dicha, cuánta sabiduría nos aportó citando frases como esta. Mil gracias por todo Jacobo. (Nuestro Guía Copto) Y bueno, seguro que si conoces algo del evangelio también la habrás escuchado. Está concretamente en Corintios 1,27. Una frase que puede crear controversia, « Dios no elige a los preparados, sino que prepara a los elegidos ».  Una frase que hace bajar los humos a los soberbios, a los que se creen que están preparados porque quizá han tenido la suerte de tener las condiciones óptimas para estudiar, para enfocarse, y estar seguros de sus posibilidades. Una frase para aquellos que siempre pretenden estar por encima del otro por su estatus, por su condición social.  Hoy en día nos dicen; prepárate para tener éxito, para co

QUE NO SE NOS PASE LA VIDA ESPERANDO MEJORES TIEMPOS

  Que no se nos pase la vida esperando mejores tiempos… Siempre estamos decretando acuerdos como; Cuando tenga tiempo … Cuando tenga dinero… Cuando haga buen tiempo… Cuando tenga hijos… Cuando tenga trabajo… Cuando acabe los estudios… Cuando lleguen vacaciones… Cuando llegue Navidad… Cuando me jubile… Cuando me encuentre bien… Todo lo vamos posponiendo para cuando…, lamentablemente, ya sea demasiado tarde. Recordemos que la vida no es eterna, que debemos disfrutar del momento presente, y que los «para cuando…», se puede convertir en lo habitual si no le ponemos remedio. Muchas veces posponer es la escusa perfecta para no asumir una situación, y el peligro reside en que, si se vuelve una costumbre y posponemos nuestra ilusión, los planes, los sueños, las esperanzas y lo aplazamos sin motivos de peso puedes entrar en una espiral de autoengaño que se camufla bajo muchas escusas como; mis quehaceres no me dejan. No puedo delegar porque nadie hace el trabajo como yo. No puedo permitirme ma

EL CAYADO DE MADERA DE MOISÉS

  Como en esta estancia del museo no se pueden hacer fotos, la busqué en Internet y os dejo la fotografía de Salih Zeki Fazlıoğlu - Agencia Anadolu en la que se ve la vara de Moisés. Hoy quiero hablaros un poquito de la supuesta vara o cayado de madera de Moisés que pude ver y que se encuentra en el Museo Topkapi en Estambul, en el que también se conservan otras reliquias sagradas especialmente las atribuidas al Profeta Islámico, Muhammad. (Como su arco, su espada, su huella, e incluso un diente.) Se dice que el sultán Selim I (1512 - 1520) trajo las reliquias sagradas al Palacio de Topkapi después de conquistar Egipto en 1517. La vara sirvió a Moisés para algunos prodigios en favor de su pueblo; de ella se valió para separar las aguas del Mar Rojo cuando el pueblo de Israel huía perseguido por el ejército de Faraón; con ella golpeó la roca de Horeb e hizo brotar agua cristalina para apagar la sed de los israelitas entre otras cosas. La primera referencia al bastón se encuentra en el L

CUANDO TE DICEN CUÍDATE.

Cuando te dicen, ¡cuídate! Seguro que le has dicho a alguien ¡Cuídate!, cuando te has despedido de ella, cuando has visto que la la salud le fallaba, cuando alguien te importa de verdad.  Bien, el significado para mí es, ¡empodérate!, porque cuidarse, mimarse, preocuparse por uno es empoderarse y es amar al otro también. Pero no solo mimarse de cosas físicas; una buena alimentación, dormir, cuidar el cuerpo, darse algún que otro capricho, permitirse el lujo de parar, de descansar etc…No, yo te voy a hablar de un aspecto olvidado de ese “cuidarse”, al que poca importancia le damos, te hablo de cuidar tu vibración, porque es energía pura que oscila con mucha variación si no tenemos el suficiente control o autoconocimiento de nosotros, más bien, de cómo funciona el cuerpo emocional y mental. Fíjate si es importante que, según vibres cambia tu mundo y tu forma de percibirlo, y con ello tus pensamientos, pudiendo pasar en segundos de victoriosa a víctima. Si no cuidamos

APRENDERÁS -Carta a un amigo- William Shakespeare (Maravilloso texto)