MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




jueves, 26 de febrero de 2015

VÍSTEME DESPACIO QUE TENGO PRISA...


Rápido, rápido …, todo acelerado… Necesito tiempo, no tengo ni un minuto…
Será que  mi abuela tenía razón cuando decía este refrán, "vísteme despacio que tengo prisa…"

Cuando empieza a pasarme esto; las prisas, gracias al cielo aparece una lucecita roja intermitente en mi mente que me da la señal de aviso de: “PARA URGENTEMENTE”. Entonces respiro profundamente bajando la respiración hasta el vientre para descongestionar la cabeza durante unos segundos y, automáticamente disfruto de esos instantes de plenitud de conexión con la Tierra, y me doy cuenta que con ese parón he ganado tiempo porque lo frené. Entonces como por arte de magia  vuelve la concentración, la armonía  y  con ello la calidad de vida, y creo que esto tiene que ver con el sentir. Cuando te paras y sientes, la onda de forma de la vida se amplía y puedes expandir el tiempo.
Te expongo un ejemplo: Seguro que te ha pasado esto, dormirte en la  hora de la siesta antes de ir al trabajo y despertarte sobresaltado pensando que ha pasado media hora, que vas a llegar tarde y, en realidad has dormido tan sólo dos minutos ¿verdad?...  La sensación es que el tiempo se expandió en cierto modo .
Cuando vivimos la presión del tiempo y esto es muy habitual en estos tiempos, nuestro cuerpo reacciona sintiéndonos tensos, con dolor de cabeza, mareados, se nos pone rígida la espalda, las cervicales, el cuerpo se inclina hacia delante como queriendo llegar primero, nuestra atención se proyecta en lo externo, en lo que queremos alcanzar de inmediato y esto genera un trastorno del elemento del viento en nosotros.
Cuando nos relajamos, cuando respiramos conscientemente  pasando por cada uno de nuestros centros (chakras), hasta conectarnos con la madre tierra ,trascendemos de hecho el tiempo. Entramos lo que en budismo se llama el «cuarto tiempo» o lo eterno (que no es un periodo de tiempo muy largo, sino una experiencia que está totalmente fuera de los conceptos del tiempo). Y muchas veces esto lo hacemos en las fases del sueño inconscientemente,  pero también podemos ejercitarlo cuando estamos sobrepasados. Respira, baja al vientre, presta atención a tu ritmo del corazón,  desacelera..., y ÁMATE
©Luhema


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...